4 pasos para despertar el interés de tu audiencia inactiva

audiencia

A medida que tu audiencia crece, es natural que parte de ella deje de interactuar con tus comunicaciones. Pero eso no quiere decir que es una causa perdida, hay oportunidades para volver a despertar su interés en tu marca a través de una campaña de reactivación.

Anteriormente vimos:

Hoy nos vamos a enfocar en cómo recuperar a esa parte de la audiencia que se volvió inactiva en 4 simples pasos.

1. Amigate con los hechos

La realidad es que siempre van a haber personas que te dejen de seguir o se desuscriban porque pierden interés. Pero hay una gran parte de la base que está “dormida”, inactiva, sin ninguna razón en particular. Tal vez porque tienen demasiados mensajes y los tuyos justo se le pasaron o no tuvieron el tiempo para verlos en detalle.

Es clave no dejar pasar la oportunidad de usar ese público inactivo y despertar su interés inicial en tu marca.

Lo que hay que planificar entonces es una campaña puntualmente diseñada para reactivar a esa parte de la audiencia.

Con un único mail no vas a lograr grandes resultados, entonces es importante que realmente sea una “campaña” y pienses en una secuencia de mails que a tu público inactivo le pueda interesar.

El objetivo es demostrarles el valor que podés darles con tus comunicaciones y generar nuevamente el interés por tu marca.

Hay muchas razones por las cuales esta parte de tu base puede estar inactiva. Lo importante es enfocarse en que un porcentaje de ese grupo de personas tiene la posibilidad de reactivarse.

Tené en cuenta que son personas a las que ya tenés acceso, tenés su información y en algún momento accedieron a suscribirse o seguirte, por lo que ya estás un paso adelantado con respecto al reconocimiento de marca.

2. Identificá a la parte inactiva de tu audiencia

No hay una definición exacta de qué medida usar para establecer cuando una persona de tu base se considera “inactiva”. Todo depende de la industria y del tipo de producto que vendas.

Por ejemplo, no es lo mismo si vendés trajes de baño y durante el invierno tu público no está tan receptivo (por lo que tal vez no pasa nada si durante 2 o 3 meses no tuvieron contacto) que si vendés remeras con diseños estampados que se usan durante todo el año (y el no mostrar signos de vida por 2 o 3 meses, ya es una señal de preocupación).

Entonces, una vez que decidas cuánto tiempo es el que tiene que pasar para llamar a un usuario “inactivo”, podés sumar a la fórmula un número propio del email marketing como apertura o clic de tus mails (según cuán exigente quieras ser).

En relación a los ejemplos anteriores, podría ser:

  • Para el caso de los trajes de baño: usuario que no abrió un mail en los últimos 6 meses.
  • Para el caso de las remeras estampadas: usuario que no hizo clic en un mail en los últimos 3 meses.

Cuanto más puedas segmentar a tu audiencia, mejor resultado va a tener la campaña. Entonces, si tenés otros datos como si ya te compró alguna vez, si es hombre o mujer, si le gusta algo en particular de tus productos, etc, dividí a esos grupos por segmentos y personalizá el contenido de la campaña para cada uno de ellos.

Siguiendo el ejemplo: Si sabés que hay un grupo de este público inactivo que ya te compró alguna vez, que es hombre y que le gusta la línea de remeras de series y películas, podés armar los mails de la campaña orientada a ese estilo de productos con un tipo de contenido particular para ese target.

3. Diseñá tu campaña de mails

Como mencionamos antes, la idea es armar una serie de mails que puedan volver a despertar el interés de esa parte durmiente de tu audiencia.

Algunas opciones de estos mail de reactivación son:

– Actualizar las preferencias

Este mail apunta a que la persona pueda personalizar el contenido y/o la frecuencia en la que recibe los mails.

Por ejemplo, podés armar preguntas para entender de qué tipos de producto le interesa recibir novedades o promociones, cada cuánto le gustaría recibir las comunicaciones, etc.

– Responder una encuesta

Este mail busca entender puntualmente por qué no estuvo activo en el último tiempo y qué cosas podés hacer para que el contenido de tus comunicaciones sean de su interés.

Por ejemplo, podés hacer preguntas como: ¿Por qué se suscribió inicialmente? ¿Qué no le gusto de comunicaciones anteriores? ¿Que sí le interesaría recibir?

– Ofrecer un incentivo

¿A quién no le gusta un regalo o un cupón de descuento? 🙂

Si están interesados en tu marca, va a ser difícil que se resistan a un descuento o un regalo con su próxima compra.

Si a esto le podés sumar un ángulo personalizado según los intereses que conocés que tienen, sería muy atractivo. Por ejemplo, si vendés indumentaria para bebés y podés dividir la oferta del descuento para ropa de 0 a 24 meses para los clientes que sepas que tienen un hijo de esa edad.

– Dar un tiempo límite

Este es el clásico mail de “mostrá signos de vida o te saco de la lista”.

Es bastante drástico pero a veces es lo que se necesita para que esa parte de la audiencia reaccione: que piense si realmente tiene interés en tu marca y se quiere perder tus futuras comunicaciones.

Poner una fecha límite ayuda a marcar ese sentido urgente para obtener una respuesta.

No existe una receta ideal de cómo armar la campaña de reactivación. Es importante que te tomes el tiempo de pensarla y diseñarla según tu audiencia, tu industria y tu negocio.

4. Medí el éxito de tu campaña

En Tienda Nube somos partidarios de medir los resultados para entender qué cosas salieron bien y qué cosas se pueden mejorar. Y este es un concepto que me gusta transmitir a nuestros lectores porque tenemos comprobado, por experiencia propia, que esto ayuda (y mucho).

Por eso, el último paso que te recomiendo hacer es medir esta campaña para evaluar si fue exitosa, en qué y qué cosas podés cambiar para la próxima vez.

Sí, porque esta es una campaña que podés reenviar cada tanto, según las necesidades de tu negocio.

Entonces, es importante que evalúes:

1. El porcentaje de usuarios que estaban inactivos y que con la campaña se reactivaron.

2. Si hay mejoras en los números de apertura y clic de los envíos que hagas después de la campaña.

3. El porcentaje de direcciones de mail que removés de tu lista como resultado de la campaña.

A medida que avances en este tipo de campañas y las repitas, vas a poder establecer un punto de comparación y qué medida de éxito es adecuada para tu negocio.

Pero el trabajo no termina acá…

Es importante que para lograr una estrategia de contacto exitosa con tu audiencia activa, busqués mantener una relación “saludable” con ella: con expectativas claras y con contenido que le sume valor.

Porque en definitiva, cuanto más chica sea el tamaño de tu base inactiva, mejor trabajo de email marketing estás haciendo. 😉

Si estás listo para vender por internet de manera profesional, es hora de crear tu propia tienda online. Te recomiendo probar Tienda Nube gratis por 15 días.

 


¿Te gustó el contenido?


Jacqueline Resnik

Jacqueline es Licenciada en Comunicación de la Universidad de Buenos Aires y trabaja como Content Strategist en Tienda Nube. Amante de la moda y del diseño, le encanta conocer nuevos lugares en sus viajes y colecciona tazas de cada ciudad que visita.


    Ecommerce por Expertos

    Conversaciones exclusivas con especialistas en comercio electrónico. ¡Llevá tu negocio a otro nivel!