Qué es el mindfulness y por qué necesitás aplicarlo (ya) a tu trabajo

Mindfulness

¿Alguna vez escuchaste hablar del mindfulness? Quizá suene a “dejar la mente en blanco” pero ¡es todo lo contrario! Consiste en un estado de atención y concentración plena a la experiencia presente, a conectarte con lo que estás haciendo en este momento.

Steve Jobs fue uno de los pioneros en poner en práctica esta especie de “tecnología para la mente” porque le permitía eliminar el estrés, ganar mayor claridad mental y mejorar su creatividad.

Siguiendo los pasos del gurú de la innovación, Hubspot, Google, Apple, Adobe y varios gigantes tecnológicos más, también se sumaron a la tendencia del mindfulness que puede practicarse de diferentes formas: meditando, conectándote con tus pensamientos, respirando, observando con profundidad o hasta escuchando música. Google, por ejemplo, creó el seminario Search Inside Yourself  (en español: “buscá adentro tuyo”) con el objetivo de mejorar la productividad y el rendimiento de sus empleados.

En palabras de Vogue, esta herramienta corporativa es la nueva cafeína de las empresas de Silicon Valley y contribuye a desarrollar líderes con inteligencia emocional capaces de concentrarse bajo presión, ampliar su creatividad y mejorar la comunicación en equipo.

Las amenazas de la era millennial

Aunque nos cueste reconocerlo, y de acuerdo a un estudio de la universidad de Harvard, nuestras mentes se pierden en otros pensamientos casi el ¡47% del tiempo! Y en la era millennial, la capacidad de concentración está cada vez más amenazada por la cantidad de estímulos tecnológicos con los que tenemos que convivir constantemente.

Los grupos de WhatsApp y los audios interminables, los mails, las fotos increíbles de tus cuentas preferidas en Instagram, las ventanas abiertas en Google, un saludo de cumpleaños en Facebook, la última noticia que es tendencia en Twitter, las notas del teléfono con las tareas pendientes del día y la lista sigue…

Claro que podés sentirte súper-poderoso haciendo un montón de tareas a la vez (¡el famoso síndrome de multitasking!) pero es probable que finalmente los resultados de tus objetivos no sean los que esperabas: vas a estar agotado, quizá te quedaron tareas pendientes y vas a darte cuenta que dedicaste tu tiempo y concentración (extra) en temas que no lo merecían.

Entonces ¿cómo pongo en práctica la técnica de mindfulness?

Si no podés encontrar un equilibrio entre tantas distracciones, es probable que se conviertan en un obstáculo hacia el logro de tus metas. Si querés alcanzar el éxito en tu trabajo diario, en tu negocio que ya está en marcha o en el proyecto que estás por empezar es necesario que te enfoques en lo importante.

Para esta disciplina de origen budista, lo importante es lo que estás haciendo ahora y no lo que hiciste o lo que vas a hacer una hora después.

La buena noticia es que podés entrenar a tu cerebro para enfocarte mejor: así como se ejercitan los músculos en el gimnasio, al cerebro ¡también hay que entrenarlo!

¿Cómo? Empezá a practicar esta técnica con hábitos diarios, como por ejemplo, cuando tomes tu taza de café en el desayuno: sentí el aroma como si no lo hubieras hecho nunca antes, saboreá la espuma, tomalo sin estar chequeando el teléfono al mismo tiempo, observá el color de la taza, envolvela con las manos y sentí el calorcito que traspasa la cerámica. Suena bien, ¿no?

Las 5 claves para practicar un estado de mindfulness en tu trabajo

Una vez que lograste ponerlo en práctica en tus hábitos de todos los días, como el desayuno, la ducha o hasta el simple hecho de lavarte los dientes, es hora de que lo apliques en tu negocio:

1- Concentrate en tu respiración: Antes de empezar el día, respirá profundo y concentrate solamente en cómo “sube y baja” la respiración. Ponerte en contacto con tu cuerpo y el curso de tu respiración va a traerte al momento presente enseguida.

2-   Hacé recreos de 1 minuto: Cada una hora de trabajo, apagá la pantalla de tu compu y dedicá un minuto completo a cerrar los ojos, a relajarte y respirar profundo. Podés ponerte auriculares para no distraerte y programar alarmas para acordarte de los recreos mentales.

3-   Tomá conciencia: No trabajes en piloto automático; observá el ambiente de tu oficina, mirá a los ojos a tus compañeros de trabajo y dedicale un tiempo de calidad a cada objetivo diario. Acordate de este proverbio zen “cuando como, como y cuando duermo, duermo” y sé consciente de que también aplica al trabajo. 😉

4-   Escuchá: La paz y claridad mental que genera la práctica de mindfulness, va a silenciar ese ruido constante que a veces amenaza tu voz interior. Aprovechá ese estado para escuchar más y mejor y, cuando tengas que escuchar a otra persona, no lo hagas sólo con los oídos o tu cabeza, sino con todo el cuerpo con una actitud receptiva.

5- Sé constante: De nada sirve que pongas en práctica esta técnica solamente durante un día. Dicen que se requieren 21 días para incorporar un nuevo hábito a nuestra vida, asique ¿por qué no te animás al desafío y comprobás los resultados en primera persona?

¿Cuáles son los beneficios del mindfulness?

Si querés encontrarte con tu mejor versión constantemente productivo (¡y despierto!) vas a agradecer las ventajas del mindfulness.

Cuando lo conviertas en un hábito vas a sorprenderte con sus beneficios:

  • Vas a estar más enfocado y creativo en tus tareas.
  • Vas a trabajar con más calma (lo cual no significa que pierdas el ritmo).
  • Vas a poder controlar el estrés y la ansiedad lo que te va a dar mayor claridad mental para tomar mejores decisiones.
  • Es probable que te sorprendas con ideas propias más innovadoras y metas alcanzables.
  • Con el tiempo y la práctica constante seguramente desarrolles tu liderazgo personal.

El mejor momento para empezar es ahora 

¿Qué estás esperando? ¡Animate a ser tu mejor versión y a enfocarte en lo importante!

Si estás listo para poner el foco en tus ventas online, acordate que podés crear tu ecommerce con Tienda Nube y hacerlas reales. ¡Tenés 15 días de prueba gratis!


¿Te gustó el contenido?


Sofia Stavrou

Sofía es redactora y generadora de contenidos. Trabaja como Content Strategist en Tienda Nube y es una apasionada de los viajes, los libros y Grecia, el país de sus raíces. Su lema preferido es: "que no sea un sueño, ¡que sea un plan!".


    Ecommerce por Expertos

    Conversaciones exclusivas con especialistas en comercio electrónico. ¡Llevá tu negocio a otro nivel!