Claves para saber la diferencia entre publicidad y propaganda

Por: Paula Andrea Becchetti

Mujer leyendo en su notebook la diferencia entre publicidad y propaganda.

Publicidad y propaganda suelen ser utilizadas como sinónimos. Sin embargo, no lo son. En este artículo te contamos tanto la diferencia entre publicidad y propaganda como las similitudes que pueden hacer que las trates de la misma manera.

Entre las innumerables estrategias que existen en el marketing, publicidad y propaganda están orientadas a promocionar y difundir una idea a partir de una inversión de dinero, para decirlo en (muy) pocas palabras.

Es por esto que la diferencia entre publicidad y propaganda a veces no es tan clara y las personas suelen confundir los conceptos o utilizarlos como sinónimos. Si bien tienen algunas coincidencias, hoy vamos a dedicarnos a contarte de qué se trata cada una con ejemplos.

Ambas son acciones de comunicación que quieren dar a conocer y distribuir un mensaje para generar determinada reacción en su público. La publicidad persuade para la compra de un producto o contratación de un servicio. La propaganda se dedica a cambiar una conducta.

Como veremos, son más los aspectos que las separan y es clave identificarlos para poder dirigirte de manera exitosa a tu audiencia.

Creá tu tienda online y vendé por internet
Potenciá tu marca creando tu propia tienda online.

Esto es un primer adelanto sobre la diferencia entre propaganda y publicidad, también vamos a recorrer ejemplos históricos y analizar en detalle qué es cada una. ¿Seguimos?

¿Qué es una publicidad?

La publicidad es una estrategia del marketing que consiste en la creación de mensajes persuasivos, fundamentalmente. Recordá que más arriba mencionamos esto como un punto de coincidencia entre las características de la publicidad y la propaganda, pero la diferencia se basa en para qué persuade cada una.

Los mensajes persuasivos publicitarios quieren posicionar un producto, que los consumidores lo adquieran y darlo a conocer.

“Tu rol es vender, no dejes que nada te distraiga del único propósito de la publicidad”, decía David Ogilvy en uno de los siete mandamientos que propuso para definir a la publicidad. Tal vez ese mandamiento concentre la mayor diferencia entre publicidad y propaganda.

La publicidad, que está incluída dentro de las famosas 4P del marketing, tiene meramente fines comerciales.

Los elementos clave de la publicidad

Entender las características que hacen a la publicidad es esencial para poder después identificar la diferencia entre publicidad y propaganda.

La publicidad puede llevarse a cabo de diversas maneras. Puede tratarse de anuncios publicitarios de todo tipo: por la televisión, por la radio, impresos, online, en exterior e, incluso, en el punto de venta.

Hay ciertos elementos que, más allá del soporte, toda publicidad tiene:

  • En primer lugar, cuenta con un emisor identificable (por ejemplo, una empresa) y un objetivo claro.
  • Debe establecerse el medio por el que va a transmitirse el mensaje (esto está relacionado con lo que vimos en el párrafo anterior).
  • Toda publicidad cuenta con un mensaje que debe estar construido en base al receptor. Este es el público de consumidores o usuarios a los que queremos hacer llegar el mensaje para lograr nuestro objetivo publicitario.

Estas definiciones nos acercan a entender la diferencia entre publicidad y propaganda. Ahora pasemos a ver qué es una propaganda.


Conocé más:

¿Qué es una propaganda?

La otra cara para entender la diferencia entre publicidad y propaganda es definir qué es una propaganda. Dijimos que uno de los aspectos que las unía era la persuasión.

Lo que sucede es que la propaganda no busca convencer al público de que compre un producto o contrate un servicio.

La propaganda persuade a la audiencia para sumar adeptos a su causa y/o influir en las acciones u opiniones de su público. Esta es la diferencia entre publicidad y propaganda más importante.

No tiene fines comerciales ni está asociada a la comunicación de un producto o servicio. La propaganda comunica temáticas vinculadas a cuestiones políticas, ideológicas o religiosas. Este es otro punto importante para entender la diferencia entre publicidad y propaganda.

Un ejemplo de propaganda política puede ser una campaña electoral. Mientras que algunas ideológicas podríamos analizarlas en cuanto a sus emisores, como Fuerzas Armadas (guardate este dato cuando veamos ejemplos más adelante).

Además, la propaganda también puede tener fines educativos y de concientización. Estos fines pueden ser alcanzados con comunicaciones que provengan, como mencionamos antes, de una ONG, por ejemplo.


¿Querés conocer una historia de sueños y perritos?

Un punto esencial sobre la propaganda política: no hay que confundirla con la publicidad institucional. Esta última consiste en mensajes que el Gobierno lleva a los ciudadanos para informar derechos, obligaciones, promover ciertas conductas. Aunque no se trata de una publicidad de producto, tampoco busca generar adhesión a una causa.

Sigamos con las características de la propaganda para poder navegar las similitudes y diferencias entre publicidad y propaganda.

Rasgos que hacen única a la propaganda

Así como hay elementos clave de la publicidad para identificar la diferencia entre esta y la propaganda, también los hay para esta última.

Ya vimos que la principal distinción para entender qué es una propaganda está en el objetivo: está más enfocada en impulsar un cambio actitudinal, ideológico o de opinión.

Los elementos que ayudan a que este objetivo se haga realidad son principalmente dos.

  1. El contenido ideológico, que es el que se posiciona fuertemente en la mente de la audiencia.
  2. El contenido emotivo, ya que las emociones tienen un rol muy importante para lograr que el contenido ideológico se posicione con firmeza.

Tipos de propaganda

Ya casi te contamos todas las características de la publicidad y la propaganda. Con la siguiente clasificación vas a tener la vista completa de la última.

Según el contexto donde aparecen y el objetivo que persiguen, existen 5 tipos de propaganda:

  1. Política: es la que integra las campañas de difusión regulares de los gobiernos en países regidos por un sistema democrático. Se dirigen a fortalecer la imagen de los partidos, dar a conocer y difundir ideas o convocar manifestaciones.
  2. Electoral: se presenta en momentos de votación, consulta popular y comicios. Entre los tipos de propaganda, este es uno de los que se orienta a una acción bastante concreta, como es la elección de un candidato o partido político, por ejemplo.
  3. De guerra: aparece en momentos de conflictos bélicos con la misión de reclutar personas para estos enfrentamientos militares, potenciar el coraje de los soldados propios o infundir miedo en los ajenos.
  4. Social: es aquella que se enfoca en la difusión de campañas para la lucha de una agrupación social o comunitaria. Para acercar algunos ejemplos de propaganda, puede ser uno que concientice sobre el daño ambiental o la discriminación racial.
  5. Religiosa: es promovida por agrupaciones e instituciones como iglesias y tiene el objetivo de invitar a las personas a convertirse en fieles y sumarse a sus ritos.

Con las definiciones sobre la mesa, vamos a ver en profundidad la diferencia entre publicidad y propaganda. Y, por qué no, si tienen más que la similitud de la persuasión en común.

Similitudes entre la propaganda y la publicidad

Dado que son términos que suelen utilizarse como sinónimos, te proponemos ver cuál es la diferencia entre publicidad y propaganda partiendo, primero, de sus similitudes.

Además de la persuasión, hay otros puntos de contacto entre estos dos conceptos. El primero es el más obvio: ambos son tipos de comunicación. Cada uno comunica con objetivos distintos, de ahí la diferencia entre publicidad y propaganda más conocida.

El segundo es que ambos tipos de comunicación tienen una estrategia detrás para conseguir sus objetivos y llegar a su audiencia. Para llegar a ese público objetivo —y este es el tercer punto de contacto—, se sirven de formas artísticas.

Estas son las que vehiculizan el concepto que trata cada una en particular. Pueden utilizar símbolos, imágenes, videos, sonidos, música. El norte es que la publicidad o la propaganda capten la atención de su público.

Otro puente que une a las propagandas y publicidad, son las técnicas que ambas utilizan. Veamos tres de las más utilizadas:

  1. Identificación: un personaje público (por ejemplo, un influencer) promociona un producto o una causa. El personaje tiene una voz autorizada para hablar del tema y apunta a crear un vínculo de empatía con el público.
  2. Repetición: más allá de la diferencia entre publicidad y propaganda, esta técnica puede servir a ambas para anclarse en la mente de la audiencia.
  3. Creación de slogans: es una técnica muy útil para que el público logre vincular ciertas ideas con una marca, producto o ideología.
Creá tu tienda online y vendé por internet
Potenciá tu marca creando tu propia tienda online.

Entonces, ¿cuál es la diferencia entre propaganda y publicidad? Después de todo, ese es el motivo principal que nos reúne en este artículo. Ya analizamos en qué se parecen y esto nos va a ayudar a concentrarnos en todo lo que las distancia. ¡Vamos!

Diferencia entre publicidad y propaganda

En esta sección vamos a comprender la diferencia entre propaganda y publicidad contándote a fondo qué atributos las distinguen.

Como verás, en este apartado tenemos más puntos a tratar.

1. Nombre

La más básica radica en su significado y de dónde viene cada palabra. “Propaganda” viene de “propagar”, en el caso de este tipo de comunicación, sería propagar una ideología, por ejemplo.

“Publicidad”, en cambio, está más asociada a “publicitar” o hacer pública determinada información sobre una marca o producto.

2. Objetivos

Una segunda diferencia entre publicidad y propaganda son los objetivos. Ya hablamos sobre esto, pero nos parece importante reforzarlo. La publicidad persigue fines principalmente comerciales, la propaganda, más bien ideológicos.

En síntesis: la primera busca que un consumidor compre un producto, la otra cambiar una estructura de ideas vigente.

3. Dimensión

Otra diferencia entre publicidad y propaganda es que las empresas no tienen a su alcance la posibilidad de hacer propaganda. Es muy difícil que una empresa cuente con los medios necesarios para activar un mecanismo que resulte en un cambio de consciencia por sí sola.

4. Contexto

Una diferencia más es el público al que llegan. Mientras que la propaganda apunta a un contexto o momento específico, la publicidad se dirige a un público consumidor.

Dentro de esta diferencia entre publicidad y propaganda asociada al target, encontramos las dimensiones y ámbitos que las dos tocan. La publicidad apunta a ámbitos asociados a la marca, publicidad de negocio a negocio e incluso marketing directo.

La propaganda está enfocada en ámbitos políticos, religiosos, sociales e, incluso, bélicos.

5. Temporalidad

Otra área de divergencia se relaciona con su vigencia temporal. La propaganda suele tener más durabilidad que la publicidad porque apunta a que su idea y sus argumentos queden en la mente de su público.

La publicidad, en cambio, tiene un objetivo más delimitado y, por ejemplo, las necesidades o los comportamientos del consumidor pueden no ser los mismos a lo largo del tiempo. De allí que su durabilidad sea menor.

Publicidad y propaganda: ejemplos

Para ver de manera práctica la diferencia entre publicidad y propaganda, examinemos algunos ejemplos históricos y conocidos de cada una.

3 ejemplos de propaganda

En lo que respecta a propaganda, uno de los ejemplos más clásicos es la siguiente imagen:

Ejemplo para entender la diferencia entre publicidad y propaganda.

Pero, ¿de dónde viene? Esta propaganda fue diseñada en 1917, en tiempos de la Primera Guerra Mundial, cuando se necesitaba reclutar más soldados.

Durante los tiempos de guerra, las imágenes de propaganda fueron un instrumento clave. De hecho, el cartel tuvo tanto éxito que se volvió a usar en la Segunda Guerra Mundial.

Esta gráfica fue diseñada por James Montgomery Flagg. Curiosamente, es el propio publicista el que aparece en el cartel, aunque con barba y algunos rasgos que no permitían diferenciarlo.

En realidad, él buscaba imitar al Tío Sam, que era la representación del carnicero que llevaba carne a los soldados del ejército en el Norte de Nueva York. Acá hay una técnica que vimos: identificación.


En la siguiente propaganda de ejemplo, tenemos una campaña de concientización contra el consumo de tabaco:

Ejemplo de "Quit smoking" para entender la diferencia entre publicidad y propaganda.

Como vimos los tipos de propaganda, podrás identificar que se trata de una social, con el objetivo de promover un mensaje de salud y cuidado personal.

Esta imagen de propaganda hace referencia al juego Pong de Atari. La tabla que funciona como paleta, en este caso, es el cigarrillo que va consumiendo cada uno de los puntos que componen a los pulmones.

En la zona aparece el mensaje simple y claro: Quit Smoking (que podríamos traducir como “dejá de fumar”). Se trata de una fuerte declaración antitabaco donde el game over (que significa “juego terminado”) implicaría la muerte.


Ahora pasemos a otra propaganda de ejemplo de tipo política-social:

Ejemplo de "We Can Do It" para entender la diferencia entre publicidad y propaganda.

Mundialmente famosa, la imagen de “We Can Do It” (es decir, nosotras podemos hacerlo) corresponde a un póster creado por J. Howard Miller en 1943 para Westinghouse Electric y perseguía el objetivo de levantar la moral y el ánimo de las mujeres que trabajaban allí.

Posteriormente, a inicios de la década de 1980 la pieza se resignificó y pasó a formar parte del movimiento feminista de empoderamiento de las mujeres.

3 ejemplos de publicidad

Seguimos avanzando en la diferencia entre publicidad y propaganda. Llegó el momento de concentrarnos en los ejemplos de publicidad.

Ejemplo para entender la diferencia entre publicidad y propaganda.

Esta publicidad nos sirve para observar cómo, incluso en tiempos similares a los del primer ejemplo del apartado anterior, la publicidad y la propaganda apuntan a objetivos diferentes. Mientras que una buscaba soldados para el ejército, la otra apuntaba a que los consumidores compraran una botella de Coca-Cola.

Incluso la publicidad de Coca-Cola tiene más mensajes además de su sloganDrink Coca-Cola”. Estos funcionan como descripción del producto para finalmente persuadir al lector del períodico donde se publicó para que lo compre.


Entre las características de la publicidad y la propaganda, suelen utilizarse mucho los efectos visuales. Mirá el siguiente ejemplo de publicidad:

Ejemplo de Bimbo "El pan hecho con leche" para entender la diferencia entre publicidad y propaganda.

El punto principal es promocionar el Pan Bimbo como un alimento rico y nutritivo, por eso, el foco está puesto en el beneficio de su preparación a base de leche.

También podemos identificar que las manos que lo sostienen son las de un niño, con lo cual se transmite la idea de que es una opción saludable para los más chicos.


Pasemos al último ejemplo de publicidad:

Ejemplo de Miracel Whip para entender la diferencia entre publicidad y propaganda.

En este caso, el producto que se está publicitando es el aderezo Miracel Whip y visualizamos una gran porción de papas fritas que adoptan la forma de una mano humana para tomar el envase.

Es interesante su slogan “Irresistible para papas fritas” que busca decir que son ellas mismas quienes no pueden resistirse al producto, para generar el mismo deseo en el consumidor que ve la publicidad.

Conclusiones sobre los conceptos de publicidad y propaganda

Al momento de empezar a construir los mensajes para tu marca, es clave entender la diferencia entre publicidad y propaganda. ¿Para qué? Para asegurarte de que estás eligiendo la temática, el tono y los mensajes correctos.

Recordá que tus anuncios publicitarios tienen que atesorar el fin último de lograr identificación con tu marca y adquirir tus productos o contratar tus servicios. Otras instituciones se van a encargar de hacerle llegar a tu público mensajes educativos, sociales e ideológicos.

Esto no quita que no puedas involucrarte en causas, como el cuidado del medioambiente. Por ejemplo, podés comunicar que tus productos se envían en sobres compostables. Pero esto, incluso, puede ser aprovechado para llevar al público a que compre en tu tienda. Además de obtener un buen producto, no van a dañar al medioambiente con su envoltorio.

Ahora que ya sabés todo para poner en práctica la diferencia entre publicidad y propaganda, es momento de crear tu tienda online para que tus anuncios tengan un lugar a donde aterrizar a tus clientes. Con Tiendanube podés hacerlo de gratis, rápido y fácil.

Acá vas a encontrar:

Preguntas frecuentes sobre publicidad y propaganda

La publicidad y la propaganda son acciones de comunicación que buscan transmitir, promover y difundir un mensaje con tono persuasivo que está dirigido a producir o motivar una reacción o modificar una conducta.

La propaganda es una forma de transmisión de un mensaje con el fin de influir en la conducta de quien lo recibe en relación a una actitud, causa, pensamiento o posición. Se caracteriza por presentar un solo lado o postura del debate y exhibir ese argumento como la verdad.

La diferencia entre publicidad y propaganda está en el objetivo que tiene cada una de estas comunicaciones. La publicidad se orienta a informar sobre un producto o servicio para convencer al interlocutor de que lo adquiera. La propaganda divulga un mensaje que se comunica como una verdad para convertirlo en sentido común e influir en los pensamientos y las conductas de las personas.

Hacé como +100 mil marcas y creá tu Tiendanube

Crear Tiendanube gratis
Creá tu tienda online en Tiendanube