La gestión empresarial: qué es y cómo aplicarla

Dos mujeres trabajan en la gestión empresarial de una marca debatiendo sobre los principales objetivos.

La gestión empresarial es una estrategia de negocios que tiene como objetivo organizar y mejorar los procesos de una empresa, ayudando a los líderes en la toma de decisiones. Aborda diversas áreas y es esencial para el desarrollo sostenible de las empresas.


Administrar una empresa, ya sea grande o pequeña, siempre es un desafío. Cuando es un negocio individual, una sola persona es responsable de resolver todas las demandas. A medida que la empresa crece, se hace evidente la necesidad de implementar una gestión empresarial.

Como su nombre lo indica, esta área se encarga de administrar el negocio en su totalidad, abarcando todos los sectores de la empresa, como finanzas, recursos humanos, proyectos, etc. Cuando todos estos sectores funcionan en armonía y alineados con la planificación estratégica, es más fácil y rápido alcanzar los resultados esperados.

¿Querés potenciar el crecimiento de tu negocio? Entonces, ¡conocé qué es la gestión empresarial, cuál es su importancia y cómo llevarla a cabo!


Si querés organizar el control financiero de tu e-commerce, te compartimos:

¿Qué es la gestión empresarial?

La gestión empresarial es una estrategia basada en la planificación y las acciones para mejorar y potenciar los resultados del negocio. Integra todas las áreas de una empresa y cuenta con recursos financieros, estructurales y humanos para establecer objetivos clave y alcanzarlos.

El concepto de gestión empresarial está estrechamente relacionado con la forma en que una organización mapea sus procesos y gestiona la rutina laboral de todo el equipo. Es un área muy amplia que debe dividirse en diversas subáreas para que toda la empresa pueda ser administrada con excelencia.

Una organización es como una gran máquina, compuesta por pequeñas partes. Independientemente del tamaño de estas piezas, la falta de alguna de ellas impide el funcionamiento del conjunto.

Es importante mencionar que los roles de gestor y dueño de una empresa difieren y no necesariamente deben estar conectados. Esto se debe a que los procesos de gestión son técnicos, requiriendo estudio y conocimientos específicos, que quizás el dueño no posea.

¿Qué hace un gestor empresarial?

El gestor empresarial es la persona encargada de administrar las actividades de un equipo, independientemente de su tamaño. Actúa como facilitador, delegando tareas y ayudando a los profesionales del equipo a alcanzar metas, organizar la rutina, facilitar la comunicación y más.

A continuación, te presentamos las principales funciones de un gestor empresarial.

Establecer los objetivos del equipo

Basándose en el plan de negocios de la empresa, el gestor empresarial define cuáles serán los objetivos individuales y a nivel de equipo. Así, puede seguir de cerca el desarrollo de los profesionales, mejorar la productividad y garantizar que las acciones del equipo estén alineadas con los objetivos generales de la organización.

Planificar las actividades

También es función del gestor empresarial planificar las acciones que llevarán al logro de las metas. La gestión de proyectos ayuda al equipo a mantenerse organizado, enfocado y a completar las tareas con eficiencia.

💡 Descubrí más: OKR: qué es y cómo aplicar esta metodología

Organizar los equipos

Un equipo de excelencia está compuesto por personas diferentes, con habilidades diversas. Cuanto más heterogéneo sea un equipo, más ideas innovadoras surgirán. Es responsabilidad del gestor empresarial orientar el reclutamiento y la selección, desarrollar a las personas e incentivar el trabajo en equipo.

Facilitar la comunicación

Imaginá lo desafiante que puede ser trabajar con personas tan diferentes entre sí, con ideas y comportamientos distintos. En esos momentos, el gestor empresarial surge para garantizar que todos caminen en la misma dirección y tengan las herramientas necesarias para trabajar.

La comunicación interna, en este caso, es una aliada importante, ya que hace que todos los empleados estén en la misma página. De esta manera, el gestor promueve una buena relación interna, asumiendo el papel de democratizar el mensaje destinado a las personas. De esta manera, estimula la transparencia y difunde los ideales de la empresa.

Motivar al equipo

Ya sea a través de feedback, políticas de beneficios o promoviendo la cultura, los gestores empresariales tienen el papel fundamental de motivar al equipo. Después de todo, los empleados motivados y satisfechos con la organización tienden a presentar mejores resultados.

¿Para qué sirve la gestión empresarial?

La gestión empresarial sirve para garantizar el crecimiento saludable de un negocio. Para lograrlo, el área cuenta con el apoyo de sectores como contabilidad, economía, recursos humanos, administración, derecho tributario, logística, gestión del conocimiento, marketing, emprendimiento y otros.

Todo esto permite que el gestor pueda orientar a los empleados, motivarlos y proporcionar las herramientas necesarias para que se alcancen los objetivos estratégicos de la organización.

Por lo tanto, los conceptos de gestión empresarial están relacionados con organizar procesos y gestionar la rutina laboral de los empleados.

¿Cuál es la importancia de la gestión empresarial para el negocio?

La gestión empresarial es importante para crear un puente entre todos los procesos organizacionales. Entre ellos, podemos mencionar la gestión de personas, contrataciones y despidos, análisis de costos, política de pagos, alineación estratégica, procesos financieros, etc.

Dentro de una organización, la gestión empresarial se basa en los intereses de los stakeholders, es decir, todas las personas u organizaciones involucradas en los procesos y resultados de una empresa. Esto incluye empleados, consumidores, accionistas, gerentes, entre otros.

Todas estas figuras tienen un objetivo común: garantizar que el negocio se mantenga activo y saludable. Para cumplirlo, la gestión empresarial debe desempeñar los siguientes roles:

  • Alinear los objetivos de los equipos.
  • Reducir costos siempre que sea posible.
  • Aprovechar al máximo los talentos de la empresa.
  • Proponer un uso consciente de los recursos.
  • Adaptarse a escenarios dinámicos y de incertidumbre.

Tipos de gestión empresarial

Existen varios tipos de gestión empresarial, cada uno de los cuales responde a propósitos y modelos de negocios específicos.

  • Democrática
  • Meritocrática
  • Cadena de valor
  • Ciclo de Innovación
  • Enfoque en procesos
  • Enfoque en resultados
  • Ciclo de Deming (Ciclo PDCA)

A continuación, comprendé cada uno de ellos:

Democrática

En la gestión de negocios democrática, los colaboradores son consultados y ayudan a la empresa en la toma de decisiones, lo que hace que el equipo se sienta valorado y mejora la experiencia del colaborador.

Meritocrática

La gestión meritocrática parte del supuesto de que la competitividad y el rendimiento entre los empleados deben ser estimulados y recompensados, ya que esto haría que todos busquen su propio desarrollo y superación de metas.

Cadena de valor

La cadena de valor, o propuesta de valor de una empresa, se utiliza para mapear sus procesos internos, interconectarlos y buscar sus diferenciales competitivos, adaptándolos y destacándolos al público de interés para resolver sus problemas y crear conexión.

Ciclo de innovación

La gestión por ciclo de innovación se basa en estimular los análisis críticos y creativos de forma periódica, con el objetivo, como su nombre lo indica, de hacer que la empresa sea reconocida por sus entregas innovadoras al mercado.

Enfoque en procesos

Como su nombre lo indica, la gestión con enfoque en procesos busca mejorar la ejecución de las actividades internas empresariales, garantizando productividad y excelencia en las entregas.

Enfoque en resultados

El modelo de gestión con enfoque en resultados se centra en alcanzar metas rápidamente, asegurando que todo el esfuerzo se dirija a lograr los objetivos establecidos como prioridad previamente.

Ciclo de Deming (Ciclo PDCA)

La base del tipo de gestión ciclo de Deming, también conocido como PDCA, se basa en los pilares de planificar, ejecutar, verificar y actuar (origen de las siglas en inglés para plan, do, check y act), y consiste en resolver problemas y realizar mejoras a través de estos cuatro pasos, que pueden aplicarse en diversas áreas de la empresa.

¿Cómo poner en práctica la gestión empresarial?

Ahora que sabés qué es la gestión empresarial y cuál es su importancia, llegó el momento de aprender, en la práctica, cómo adoptar una postura estratégica frente a los objetivos de tu negocio.

Es importante recordar que hay algunas diferencias significativas entre la administración de pequeñas y grandes empresas. Sin embargo, los consejos que te daremos a continuación son universales y pueden aplicarse a negocios de todos los tamaños.

1. Mapeá la organización

El primer paso de cualquier planificación implica comprender profundamente la empresa. Esto incluye definir la misión, visión y valores, así como analizar la competencia, mapear los proveedores y comprender la situación actual del mercado.

En esta etapa, es importante crear un plan de negocios bien elaborado que incluya metas claras y alcanzables. Además, los objetivos pueden dividirse en largo, mediano y corto plazo.

2. Entendé el perfil de los clientes

Ya mencionamos lo importante que es comprender el mercado al que pertenece tu empresa. Durante este análisis, surgirá el concepto de persona, un personaje semificcional que representa a tu cliente ideal.

Estudiar a tu público objetivo es fundamental para comprender cuáles son las necesidades de esas personas y de qué manera tu empresa puede ayudarlas. Realizá una investigación para entender las tendencias de consumo de tu persona y ver cómo podés insertarte en ese escenario.

3. Tené un equipo preparado

Contar con personas preparadas para desempeñar las funciones asignadas es fundamental para llevar a cabo una buena gestión empresarial. Aunque necesites la ayuda de pocos profesionales, es fundamental que todos estén calificados y comprometidos con el propósito de la marca.

4. Realizá una buena gestión

Un líder exitoso es aquel que logra cumplir con sus demandas e incentivar al equipo a crecer de forma autónoma, ofreciendo toda la ayuda necesaria para alcanzar las metas.

Para lograrlo, es fundamental adoptar una postura humanizada, basada en retroalimentaciones constantes y alineada con la cultura empresarial.

5. Invertí en control de calidad

Para vender más y fidelizar a los clientes, es imprescindible ofrecer un producto de calidad y una experiencia de compra memorable. Pero lograr este éxito solo es posible a partir de la retroalimentación de los compradores, que probaron el producto o servicio y pueden decir qué está bien y qué aún necesita mejorar.

Por lo tanto, evaluar la satisfacción del cliente es un paso importante para garantizar la calidad de los productos vendidos y del servicio prestado.

6. Seguí las finanzas

La contabilidad es una parte importante de la gestión empresarial, quizás la más importante. Realizar una gestión financiera adecuada garantiza la salud de tu negocio, evitando problemas relacionados con tus ingresos.

Para tener una vida financiera empresarial saludable, tené un fondo de reserva, mantené el stock bajo control, reducí gastos innecesarios, realizá y analizá informes y tené un control de ventas eficaz.

7. Tené ideas innovadoras

Evaluar las tendencias del mercado y entender cuál de ellas puede ser beneficiosa para tu negocio también es una etapa de la gestión empresarial. Después de todo, es necesario tener una mirada crítica sobre lo que sucede en el entorno para entender qué es solo una moda pasajera.

Por lo tanto, es imprescindible prestar atención a las novedades tecnológicas y a lo que se dice en foros y redes sociales para lanzar nuevos productos, reducir costos u ofrecer un servicio al cliente único e innovador.

8. Contá con la tecnología

Es posible encontrar software y aplicaciones dedicados a diversas tareas de la gestión empresarial, desde el control de asistencia de los empleados hasta herramientas de kanban, productividad, gestión de inventario y mucho más.

Para emprender de manera saludable, es importante evaluar las necesidades de la organización y elegir recursos tecnológicos que estén a la altura.

Por ejemplo, aquellos que quieran comenzar un negocio online deben contar con una plataforma de comercio electrónico fácil de usar, receptiva, que emita informes diversos y ofrezca todo lo que la marca necesita. Pero, para saber las necesidades de tu empresa, es necesario pasar por todas las etapas que mencionamos aquí.

Creá tu tienda online y vendé por internet
Potenciá tu marca creando tu propia tienda online.

¿Listo para poner en práctica la gestión empresarial?

Llevar a cabo la gestión empresarial es el paso fundamental para alcanzar los objetivos de cualquier empresa, ya sea grande o pequeña. Sin embargo, es necesario implementar algunas acciones para que la organización tenga éxito en las ventas y una vida financiera saludable.

¿Tenés un e-commerce pero no sabés cómo administrarlo? Creá tu tienda virtual gratuita en Tiendanube y aprovechá todos los recursos de la plataforma para hacer crecer tu negocio. ¡Es simple, rápido y sin necesidad de conocimientos técnicos!

¡Creá tu propia tienda online!Elegí el plan ideal para tu negocio:
Acá vas a encontrar:
Preguntas frecuentes sobre gestión empresarial

La gestión empresarial es una estrategia basada en la planificación y acciones para mejorar y potenciar los resultados del negocio. Integra todas las áreas de una empresa y cuenta con recursos financieros, estructurales y humanos para establecer objetivos clave y alcanzarlos.

Un gestor empresarial determina los objetivos del equipo, planifica las actividades, organiza los equipos, facilita la comunicación y motiva al equipo.

Alinear las metas de los equipos, reducir costos siempre que sea posible, aprovechar al máximo los talentos de la empresa, proponer una utilización consciente de los recursos y adaptarse a escenarios dinámicos y de incertidumbre.

Los principales tipos de gestión empresarial son: democrática, meritocrática, cadena de valor, ciclo de innovación, enfoque en procesos, enfoque en resultados y ciclo de Deming (PDCA).

La gestión empresarial se puede aplicar en áreas como recursos humanos, ventas, administración de empresas, contabilidad y finanzas, comercio exterior, sectores públicos, marketing, entre otros campos.

Hacé como +100 mil marcas y creá tu Tiendanube

Crear Tiendanube gratis