Objetivos SMART: qué son y cómo definirlos en tu empresa

Por: Paola Quintal

Mujer sentada en sillon con laptop en las piernas redactando los objetivos smart de su empresa

Si lo que deseas es llevar a tu negocio al siguiente nivel, los objetivos SMART son la clave para obtener claridad en el proceso y mantener atención en los detalles necesarios para conseguirlo.


¿Te gustaría hacer crecer tu negocio? ¿Lograr que su alcance sea el adecuado? ¿Crear un equipo de trabajo eficiente y proactivo? Estas son tan solo algunas de las cualidades que una empresa es capaz de poseer cuando todas las áreas ―y las personas que trabajan en ellas― son capaces de alinear sus objetivos.

Ahora bien, no basta simplemente con trabajar en un plan de negocios. Al contrario, antes de darle cabida al mismo, es indispensable que definas aquellos objetivos que no solo van a guiar a tu empresa, sino que te van a ayudar a definir las estrategias de negocio adecuadas para alcanzar cada uno de ellos.

Te invito a seguir leyendo este artículo en el cual te explicaré qué son los objetivos SMART, cómo definirlos para tu empresa y poder hacer gran uso de ellos.

Qué son los objetivos SMART

La metodología SMART hace referencia a las cinco características con las que debe de cumplir un objetivo o cada nueva meta que se define dentro de una empresa. Todas ellas tienen como propósito principal analizar el desempeño de todos los esfuerzos de manera sistemática.

Qué significan las siglas SMART

Si bien se le conoce por su acrónimo en inglés, SMART. En español se puede traducir literalmente a estos objetivos de negocio como objetivos inteligentes.

Gracias a ellos, se obtiene la claridad requerida para conseguir todo lo que se establece dentro una organización. Desde el qué hasta el cómo medir o en cuánto tiempo se van a alcanzar dichas metas. Ahora veamos el significado de cada letra del acrónimo.

Specific o específico

Aquí se hace referencia a que el objetivo debe ser descrito de la manera más concreta y detallada posible. Para un negocio de tecnología, por ejemplo, podría ser “aumentar la venta de 200 accesorios o aparatos mensuales a 300 en dos meses”. Este objetivo es específico porque describe exactamente lo que la empresa espera lograr en un lapso de tiempo determinado.

Measurable o medible

Es necesario que el objetivo pueda ser cuantificable de alguna manera. Lo cual es mucho más sencillo gracias al paso anterior. La razón por la cual debe ser medible es porque sería complicado interpretar el resultado planteado si no tuviera un número, un rango o una métrica con la cual compararlo. Comúnmente se utilizan herramientas de software, como hojas de cálculo o plataformas de visualización de datos, para llevar a cabo este proceso.

Attainable o alcanzable

Si bien es importante definir metas ambiciosas, también lo es que sean alcanzables. Con base en el ejemplo anterior, y para fijar la venta de 300 productos, lo primero que se debió de haber analizado es el mercado, el rango de precios, las tendencias, entre muchos otros factores que indican que esta nueva meta es viable.

Realistic o realista

Es indispensable que cada objetivo se adapte a la realidad actual de la empresa. Es decir, que vaya de la mano con los valores y objetivos generales de la misma. De esta forma, todo lo que suceda va a caminar bajo el mismo propósito. Por lo que, si la empresa tiene como un objetivo general aumentar su facturación, entonces querrá decir que el nuevo objetivo va a impactar positivamente su plan de desarrollo.

Timely o a tiempo

Cada uno de los objetivos SMART debe contar con una fecha de cumplimiento. Aquí, nuevamente, es necesario operar desde la objetividad. Ya que, quizá no sea lo más viable vender 300 productos en 1 semana, pero sí lo sea en dos meses por ser una cuestión multifactorial que, al haber sido evaluada, indica que así será posible.

Para qué sirve la metodología SMART

En la actualidad,  muchos emprendedores se preguntan ¿qué es SMART? Quizá porque parece increíble que, a través de tan solo 5 elementos, sea posible impactar de manera positiva a un negocio. Sin embargo, es gracias a esta metodología que un negocio obtiene dirección, motivación y una visión mucho más clara.

El método SMART ayuda a focalizar, priorizar y medir esfuerzos. De esta manera, cualquiera que sea el resultado, se obtendrá información para optimizar objetivos o redireccionar estrategias. De ahí la importancia de que se establezca un límite de tiempo.

Diferencias entre los objetivos SMART personales y empresariales

Una de las grandes ventajas de la metodología SMART es que la puedes amoldar, tanto a tu vida personal, como a los negocios ya que son la base perfecta para llevar a cabo cualquier planeación sin tener miedo a sintetizar y dando por hecho que, como resultado final, obtendrás una planeación detallada para tu objetivo o meta.

Ahora bien, la diferencia entre uno y otro radica, por ejemplo, en aspectos como los siguientes:

  • Personal: establecer nuevos hábitos.
    Empresarial: inculcar valores a todo un equipo de trabajo.
  • Personal: impulsarte en tu carrera profesional.
    Empresarial: llevar a una empresa de una mipyme a un gran corporativo.
  • Personal: ayudarte a ahorrar para algo en concreto.
    Empresarial: ayudar a la empresa a comprar activos o crear un fondo de emergencia.

Recuerda que los objetivos personales te permiten cumplir aquellos sueños o anhelos que quieres alcanzar de manera individual. Mientras que los objetivos SMART de una empresa van enfocados al bienestar completo de quienes la conforman.

Cómo definir objetivos SMART de una empresa

  1. Identifica las necesidades y oportunidades de mejora en tu negocio.
  2. Define el enfoque con el que alinearás tus objetivos SMART.
  3. Contesta las preguntas detonantes.
  4. Redacta tus objetivos SMART.

1. Identifica las necesidades y oportunidades de mejora en tu negocio

Es muy importante conocer el terreno inicial. Para esto, es esencial que analices a fondo tu negocio y encuentres, tanto las necesidades, como las oportunidades de mejora.

Si bien, es más sencillo ver las necesidades o carencias, también debes enfocarte y realizar un análisis profundo de las áreas de mejora. Muchos emprendedores pecan al pensar que las cosas como las hacen están bien porque les han funcionado y ese es justamente uno de los más grandes errores al momento de emprender.

Con esta información podrás avanzar al siguiente paso y definir el enfoque con mayor facilidad.

2. Define el enfoque con el que alinearás tus objetivos SMART

Anteriormente tuviste la oportunidad de comprender a qué equivale cada una de las letras que conforman la palabra SMART. Lo siguiente que necesitas es definir el objetivo para el cual deseas emplear la metodología. Por lo que, a continuación, te presento tres de los enfoques más comunes para que te sea más sencillo definir tus propios objetivos SMART.

Hacer la visión empresarial más específica
Es decir, poner en la mira alguna problemática o un departamento para cambiar o mejorar el rumbo de la empresa. Por ejemplo, asegurar que el departamento de cobranza envíe a tiempo las facturas para cobrar y cubrir las nóminas sin contratiempos.

Aumentar el control de los procesos
Enfoque a través del cual se busca evitar cuellos de botella. Aquí buscas algo que se puede alcanzar, por ejemplo, por medio de una transformación digital o al destinar a las personas adecuadas a los puestos de trabajo que son clave para la toma de decisiones.

¿Conoces el nivel de transformación digital de tu negocio? Descúbrelo con este test de transformación digital.

Optimizar la comunicación
Ideal para asegurar la comprensión de todos los mensajes que conforman a un departamento o a la empresa en su totalidad. Esto es importante porque, por ejemplo, cuando los colaboradores se mantienen informados, es más fácil que el sentimiento de certidumbre y foco los ayude a alcanzar aquellos objetivos para los cuales están designados.

3. Contesta las preguntas detonantes

Ahora que ya conoces el enfoque, tómalo como base para responder las siguientes preguntas:

Específico: quién, qué, dónde, cuándo y porqué

  • ¿Quién o quiénes están involucrados en esta meta?
  • ¿Qué deseo alcanzar a través de ella?
  • ¿Dónde se va a alcanzar esta meta?
  • ¿Cuándo deseo alcanzarla?
  • ¿Por qué quiero alcanzarla?

Medible: criterios para medir el progreso

  • ¿Cuánto o en qué medida?
  • ¿Cómo voy a saber si ya alcancé el objetivo?
  • ¿Cuál va a ser el indicador que muestra el progreso?

Alcanzable: formas en las cuales es posible lograrlo

  • ¿Cuento con los recursos para alcanzar el objetivo?
  • Si no cuento con el recurso, ¿qué me falta?
  • ¿Hay historias de éxitopreexistentes en torno a este objetivo?

Realista: dados los recursos y el tiempo disponible

  • ¿El objetivo es realista?
  •  ¿Está al alcance del negocio y de su equipo de trabajo?
  • ¿Es alcanzable dado el tiempo y los recursos?
  • ¿Eres capaz, tú y tu equipo, de comprometerse hasta lograr el objetivo?

A tiempo: tiene una fecha de inicio y fin

  • ¿Mi meta tiene una fecha límite?
  • ¿Para cuándo deseo lograr mi meta?

4. Redacta tus objetivos SMART.

Con las respuestas a las preguntas anteriores, sabrás si el objetivo que planteas es realista y alcanzable. Si no lo es, puedes replantearlo, o bien guardarlo para el futuro y buscar otros objetivos que puedas cumplir en ese momento.

Si es alcanzable y realista, solo debes utilizar esos datos para redactar tus objetivos.

Objetivos SMART: ejemplos para aplicar en tu negocio

Ha llegado el momento de diferenciar un objetivo general de un objetivo SMART. Los siguientes dos ejemplos te ayudarán a crear objetivos que cumplan con las características principales.

Prospectar más clientes por medio de la página web

Este primer ejemplo es uno de los más comunes en una empresa. Dado a que este es el medio a través del cual se pueden prospectar una gran cantidad de clientes y cerrar nuevas ventas. Por lo que, y siguiendo las preguntas previamente presentadas, el objetivo se vería de la siguiente manera.

Objetivo SMART: incrementar el número de visitas a nuestro sitio web en tres meses con una estrategia de comunicación focalizada para prospectar 7 nuevas personas de manera quincenal.

Específico: incrementar el número de visitas a nuestro sitio web
Medible: 7 nuevas personas de manera quincenal
Alcanzable: con una estrategia de comunicación focalizada
Realista: para prospectar
A tiempo: en tres meses

Aumentar la venta del producto estrella de software

Para una empresa de desarrollo de software vender sus productos es una parte fundamental, por lo que un objetivo se puede mejorar con la metodología SMART de la siguiente manera.

Objetivo SMART: aumentar las ventas en el próximo trimestre un 10% más que el año pasado con la ayuda de una campaña de e-mail marketing para destacar en la industria con nuestro producto estrella.

Específico: aumentar las ventas
Medible: un 10% más que el año pasado
Alcanzable: con una campaña de email marketing
Realista: para destacar en la industria con nuestro producto estrella
A tiempo: próximo trimestre

Bonus: ejemplo de un objetivo que no es SMART

En el mundo de los negocios frecuentemente surgen nuevas ideas, propuestas y mejoras. Sin embargo, es común que estas no formen parte de la metodología SMART. ¿Por qué? Porque carecen de una visión concreta, clara, realista o medible.

Imagina que tienes una empresa en crecimiento. Esto significa que necesitas más colaboradores en diversas áreas. Lo más fácil es indicarle a la persona encargada o al departamento de recursos humanos que comience a contratar a más personas. Sin embargo, aquí entran una serie de cuestiones que van a hacer que el objetivo no se cumpla de manera adecuada porque la instrucción no termina de ser del todo clara o correcta.

Específico: ¿Qué se va a alcanzar con esta contratación?

Medible: ¿Cuántas personas son realmente necesarias?

Alcanzable: ¿Cuento con los recursos para alcanzar el objetivo?

Realista: ¿El objetivo es realista contemplando el presupuesto necesario?

A tiempo: ¿Para cuándo deseo lograr mi meta?

La iniciativa es perfecta, pero para que el objetivo se lleve a cabo de manera concreta y correcta siempre va a ser necesario que te sea posible medir los esfuerzos. Y para ello requieres ser específico y realista.

Resumen

Para recoger los frutos de tu negocio es necesario que siembres con base en objetivos. ¿Te parece bien que repasemos juntos cada una de las partes que conforman la metodología y los ejemplos de objetivos SMART?

¿Qué son los objetivos SMART?

Son las 5 características con las que debe de cumplir un objetivo o cada nueva meta que se define dentro de una empresa. Estas, tienen como propósito principal analizar el desempeño de todos los esfuerzos de manera sistemática.

¿Qué significan las siglas SMART?

  • Specific o específico
  • Measurable o medible
  • Attainable o alcanzable
  • Realistic o realista
  • Timely o a tiempo

Para qué sirve la metodología SMART

Gracias a esta metodología es que un negocio obtiene una dirección, una motivación, una visión clara y, no menos importante, la relevancia detrás de todo el esfuerzo puesto en ella.

Diferencias entre los objetivos SMART personales y empresariales

La diferencia entre uno y otro radica, por ejemplo, en aspectos como los siguientes:

  • Personal: establecer nuevos hábitos.
    Empresarial: inculcar valores a todo un equipo de trabajo.
  • Personal: impulsarte en tu carrera profesional.
    Empresarial: llevar a una empresa de una mipyme a un gran corporativo.
  • Personal: ayudarte a ahorrar para algo en concreto.
    Empresarial: ayudar a la empresa a comprar activos o crear un fondo de emergencia.

Cómo definir objetivos SMART de una empresa

Te presento 3 de los enfoques más comunes para que te sea más sencillo definir los objetivos SMART.

  • Identifica las necesidades y oportunidades de mejora en tu negocio.
  • Define el enfoque con el que alinearás tus objetivos SMART.
  • Contesta las preguntas detonantes.
  • Redacta tus objetivos SMART.

Detonantes para redactar smart objetivos

  • Específico: ¿quién?, ¿qué?, ¿dónde?, ¿cuándo? y ¿porqué?
  • Medible: criterios para medir el progreso
  • Alcanzable: formas en las cuales es posible lograrlo
  • Realista: dados los recursos y el tiempo disponible
  • A tiempo: tiene una fecha de inicio y fin

Objetivos SMART: ejemplos para aplicar en tu negocio

  1. Objetivo SMART: incrementar el número de visitas de nuestro sitio web con una estrategia de comunicación focalizada para prospectar 7 nuevas personas de manera quincenal.
  2. Objetivo SMART: aumentar las ventas en el próximo trimestre un 10% más que el año pasado con la ayuda de una campaña de e-mail marketing para destacar en la industria con nuestro producto estrella.

Bonus: ejemplo de un objetivo que no es SMART

Imagina que tienes una empresa en crecimiento. Esto significa que necesitas más colaboradores en diversas áreas. Lo más fácil es indicarle a la persona encargada o al departamento de recursos humanos que comience a contratar a más personas. Sin embargo, aquí entra una serie de cuestiones que van a hacer que el objetivo no se cumpla de manera adecuada porque la instrucción no termina de ser del todo clara o correcta.

Con base en lo anteriormente expuesto, ¿ya tienes en mente cuál va a ser tu próximo objetivo? Si decidiste que el siguiente paso es crear tu tienda en línea, prueba Tiendanube 30 días de manera GRATUITA. Es fácil de utilizar y te ofrece distintas métricas que te ayudarán a crear un ambiente SMART para tu negocio. 🚀

Aquí vas a encontrar:

Haz como +100 mil marcas y crea tu Tiendanube

Prueba gratis por 30 días
Creá tu tienda online en Tiendanube