27/01/2016

4 claves para producir contenido de calidad en tu blog

Escribir un blog

 Este artículo fue actualizado el 28 de junio de 2018.

Si bien es importante que el diseño de tu blog atraiga la atención de los visitantes, lo que realmente va a lograr que las personas lean, interactúen y regresen es el contenido. Por lo tanto, resulta fundamental producir posteos atractivos y relevantes que ayuden a tu marca a alcanzar los objetivos que tenga.

Hoy vamos a ver algunas estrategias que podés poner en práctica para alcanzar el éxito con tu blog de empresa. ¿Empezamos?

1. Elegí temas relevantes para tu público

Es necesario conocer a las personas para las que vas a escribir: ¿Tu público objetivo es femenino o masculino? ¿Está compuesto por jóvenes o por gente más grande? Tener en mente el perfil de tus lectores es primordial para producir un contenido que les llegue y logre conquistarlos.

Hacé una lista con los temas que podrían interesarle a tu público: Si tenés una tienda online, considerá también los tópicos relacionados a tu segmento (por ejemplo, desfiles de moda y tendencias si trabajás con productos de indumentaria).

En base a esos posibles temas, usá el  Planificador de Palabras Clave de Google para elegir los más buscados, conocer cuáles son las palabras que tenés que usar y construir títulos estratégicos con un buen SEO.

Para no perjudicar la indexación de tu página en los motores de búsqueda, recordá seguir las instrucciones de contenido de Google. Básicamente, ésto significa no copiar posteos de otros sitios, no poner links a webs que sean inadecuadas para menores de edad o que promuevan algún tipo de violencia, el consumo de sustancias ilegales, etc.

Tu blog tiene que ser apto para todas las edades y presentar posteos que sean educativos y valiosos para los lectores.

2. Cuidá el modo en que te expresás

Además de pensar quiénes son tus lectores, es clave que puedas adecuar tu lenguaje al perfil que tienen. No es necesario que uses una jerga o que escribas de forma demasiado coloquial, solo que uses un vocabulario accesible.

Evitá los términos muy técnicos o expresiones corporativas y enfocate en palabras fáciles dentro de frases fluidas.

En lugar de “Esta semana estaremos lanzando un post para que todos puedan conocer nuestro producto que en breve llegará al mercado”, por ejemplo, es preferible algo como “Esta semana te vamos a contar un poco más sobre nuestro próximo lanzamiento”.

Otro punto fundamental es la revisión. Siempre revisá el posteo antes de publicarlo, no importa cuán largo sea el texto ni el apuro por subirlo que tengas. Los errores de redacción, e inclusive ortográficos, pueden aparecer en cualquier momento y si son publicados disminuyen la credibilidad de tu marca, ya que dan una impresión poco profesional.

3. Invitá a tus lectores a interactuar

Estás escribiendo para personas, ¿no? Y, sin dudas, esperás algún tipo de respuesta por parte de ellas. Sin embargo, lo cierto es que pocas se van a manifestar espontáneamente, sin que las incites. El flujo de información en internet es constante y rápido, y tu blog necesita de temas interesantes para sobresalir entre tantos otros.

Una buena forma de incentivar los comentarios y que los lectores compartan el posteo es hacer preguntas a lo largo del artículo. Demostrá que estás interesado en la opinión que tienen tus lectores sobre lo que estás escribiendo. Dejá abierto el espacio para que haya discusiones saludables e intercambio de información útil.

Además de las preguntas, también podés incluir un llamado a la acción (call to action) al final de tu texto. Este recurso es especialmente eficiente si tenés una tienda virtual u otro tipo de negocio online y querés llevar visitantes hacia él.

4. Mantené un calendario editorial

La organización es clave para cualquier proyecto. Si actualizás tu blog con una frecuencia muy baja, van a disminuir tus chances de fidelizar lectores.

Les gustó tu página, volvieron para encontrar nueva información y solo vieron artículos antiguos. Después de un cierto período sin actualizaciones, van a pensar que la página está abandonada y simplemente dejarán de visitarla.

Por lo tanto, lo ideal es que mantengas una rutina de publicación y hagas nuevas publicaciones constantemente (si es posible, al menos una vez por semana). También es aconsejable planear el tema de cada posteo con anticipación e intercalar los que sean similares para evitar repeticiones.

Incluso podés definir días de la semana específicos para cada categoría (por ejemplo: entrevistas los lunes, novedades los miércoles y reseñas de productos los viernes). De esta forma, tus lectores van a saber qué esperar y podrán volver para buscar las publicaciones que les interesen.

Resumen

Siguiendo estos consejos y aprovechando tu creatividad, sin dudas vas a tener un blog con contenido relevante, abundante y atractivo.

Una herramienta que puede ayudarte mucho con el planeamiento de las publicaciones y el control del crecimiento de tu página es un blog planner, una especie de planilla con todas las cuestiones relacionadas a tu blog. Mirá algunos modelos gratuitos de blog planners.

Y si todavía no estás aprovechando todas las ventajas que el ecommerce ofrece, ¡no pierdas tiempo! Creá tu tienda online gratis por 15 días con Tienda Nube y hacé crecer tu negocio.

Fecha de la última actualización: 28/06/2018


¿Te gustó el contenido?


Luane Silvestre

Graduada en Letras y Técnica en Informática, Luane es entusiasta de la comunicación y la tecnología. Además del estudio y el trabajo, gusta de dividir su tiempo entre lecturas, películas, paseos y un buen café.


    Ecommerce por Expertos

    Conversaciones exclusivas con especialistas en comercio electrónico. ¡Llevá tu negocio a otro nivel!

    4-claves-para-producir-contenido-de-calidad-en-tu-blog