Verificando tu idea de producto y planeando la gestión de stock

Si estás pensando en vender online probablemente sea porque ya se te ocurrió una idea de producto o servicio que ofrecer (si es que todavía no vendes nada offline). La intención de este post es ayudarte a verificar que aquella idea que parece tan atractiva en tu mente sea efectivamente promisoria en la vida real, y luego ayudarte a definir cómo gestionarás el stock de tu producto.

Encontrando qué vender por internet

Antes de comenzar, veamos rápidamente 3 maneras en que podés encontrar qué vender por internet (si es que todavía no lo hiciste):

  1. Subite a la tendencia: una de las opciones más fáciles consiste en identificar un segmento que esté de moda y comenzar tu propio negocio en él. Para ser bien claros, pensemos en el ejemplo de las pulseras ‘Power Balance’ (¿las reordás? aquellas que tenían un holograma y se suponía que hacían bien a la salud). Las mismas tuvieron un auge de popularidad por el año 2009, y algunas mentes rápidas se “subieron” a la tendencia y comenzaron a vender ese producto que era cada vez más demandado. Incluso se llegó a diversificar la oferta y se crearon otras variantes de accesorios bajo el concepto de “pulseras energizantes”. No importa cuánta competencia haya, si hay demanda del producto e invertís tus esfuerzos en buenas campañas publicitarias, podés lograr un buen posicionamiento.
  2. Capitalizá tu experiencia: otra alternativa sencilla es utilizar lo que tenés inmediatamente a tu disposición: tu experiencia y expertise. ¿Sabés tejer? ¿Conocés mucho de juegos de computadora? ¿Sos diseñador y te gusta crear decoración para el hogar? Basta con pensar en qué sos bueno para darte cuenta de lo que podrías vender por internet.
  3. Identificá una oportunidad (falta) en el mercado: esta puede ser la opción más difícil ya que si fuese tan fácil identificar algo que falta en el mercado, todos crearíamos grandes negocios y ganaríamos mucha plata. Lamentablemente no sucede así, pero sí existen algunas mentes ágiles que encuentran de vez en cuando un nicho no explotado. Si estás constantemente atento a la necesidad de las personas a tu alrededor, tarde o temprano podés toparte con una oportunidad de mercado y, si la desarrollás correctamente, podés triunfar con tu negocio en internet.

Verificando tu idea de producto

Bien, una vez que encontraste el producto indicado para vender online, recomendamos que verifiques si la idea tiene verdadero potencial o si es algo que te imaginaste en tu cabeza pero en la realidad no funcionará. Para esto, analizá el mercado y la competencia con las siguientes estrategias:

  1. Además de investigar y definir el target de tu negocio para poder predecir el éxito del mismo, existen otra maneras de verificar que tu idea será rentable. En primer lugar, utilizá el Planificador de palabras clave de Google para obtener nuevas ideas de palabras clave relacionadas a tu negocio que podrías utilizar para captar clientes. Por ejemplo, si estás pensando en vender productos tejidos al crochet, la herramienta no solo te dirá las épocas del año en que el producto es más solicitado, sino que te ofrecerá una variedad de términos relacionados a tu palabra clave con sus respectivas búsquedas mensuales:
  2. Como era de esperarse, en los meses de verano la demanda de tejidos al crochet decrece (dado que suele utilizarse como abrigo). Además, podrás ver otras opciones de palabras clave que te servirán para sacar ideas de qué otros productos relacionados podrías ofrecer (en este caso, bolsos, chalecos, gorros, zapatitos, etc).
  3. Una vez seleccionadas una serie de palabras clave, recomendamos que utilices la otra herramienta de este buscador, Google Trends, para ver el interés del público en este producto a lo largo del tiempo, para comprobar si es una demanda constante, en aumento, o estacional. Además, podrás acceder a un reporte de los países más interesados en este tipo de producto:
    Acá podemos ver que la demanda de los productos tejidos al crochet fue cada vez más en aumento, con sus respectivas bajas en las épocas de invierno. Además, descubrimos que la mayor demanda de los mismos ocurre en Chile (es lógico si pensamos en el clima).
  4. Por último, utilizá la herramienta SimilarWeb (en inglés) para estudiar a tus competidores. La misma te despliega una serie de datos interesantes y super útiles sobre el sitio que introduzcas, entre ellos el tráfico mensual y la interacción de los usuarios con su página, las fuentes de tráfico, los países donde se busca más ese producto, etc. Por ejemplo, luego de buscar sobre tejidos al crochet en Google identificamos el sitio “Ofeliafeliz” que vende productos de este tipo además de otros, y lo introdujimos en Similar Web. Esta es una parte de los resultados que nos ofreció la herramienta:
    ¡¿Genial no?!

Planificando tu gestión de stock

Para terminar este artículo queremos hablar un poco sobre la gestión de stock. Antes de lanzarte a comercializar tus productos primero tenés que haber pensado en cómo y dónde almacenarás las cantidades del mismo. Es claro que al comienzo manejarás un stock de proporciones chicas o medianas y es probable que esta tarea no represente un mayor esfuerzo para vos y tu negocio.

Pero el dicho dice: ¡mejor prevenir que curar!, es decir, es conveniente estar preparado por si tu negocio experimenta un crecimiento continuado y comienzas a necesitar una gestión más avanzada. ¿Por qué? Porque si comenzás a tener problemas en las entregas de tus productos debido a una mala gestión del stock te arriesgás a que se cree una mala reputación en torno a tu marca.

Además, si lográs tener una gestión de stock exitosa, puede llevarte a incrementar tus ventas, ganar nuevos clientes, aumentar la confianza de tus clientes existentes, entre otros beneficios.

Existen varias maneras de organizar el stock de tu tienda online. Antes de describirlas, veamos algunas preguntas clave que deberás plantearte para ver qué tipo de logística es la más indicada para tu ecommerce:

  • ¿Vendo mis productos a consumidores directos o a otros negocios?
  • ¿Tengo mucha variedad de productos? ¿Hay probabilidades de diversificar mi cartera de productos?
  • ¿Me encargo de la manufactura de mis productos o los adquiero de proveedores?
  • ¿Tengo el dinero necesario para armar mi inventario y mantener un stock?
  • ¿Tengo un espacio físico disponible o tengo que alquilar un lugar?
  • ¿Tu producto es perecedero?
  • ¿Existen regulaciones legales sobre tu producto?

Ahora sí, entendamos cada tipo de gestión de stock y sus ventajas y desventajas:

  • Stock propio: aquí el dueño de la tienda tiene un espacio propio para almacenar las cantidades de sus productos. Para utilizar este tipo de logística, procura tener el dinero suficiente para mantener un depósito propio, con personal a cargo y recambio constante de mercadería. Este tipo de stock abastecerá únicamente a tu tienda online o física. El stock es tuyo y no lo compartes con nadie, lo que hace que sea más sencillo almacenar y organizar tus productos de la manera que quieras. El mayor beneficio de este tipo de almacenamiento es la velocidad de entrega. Además, el control total de la disponibilidad de lo que ofreces facilita la relación con el cliente en caso que ocurra algún problema. La principal desventaja de este tipo de stock es que puede haber un sobrante cuando la demanda es baja. Esto puede generar pérdidas y gastos adicionales, ya que muchas veces tendrás que bajar el valor del producto ofreciendo promociones o descuentos para liberarte del excedente.

 

  • Stock de terceros (en consignación): este tipo de stock consiste en la compra de una cierta cantidad de productos a un proveedor, pero con la condición de que si los mismos quedan varados en tu tienda/depósito hasta cierta fecha, podés devolverlos al proveedor. La principal ventaja en este caso es que te ahorrás el riesgo de tener excedente de stock, que puede generarte pérdidas de dinero. La principal desventaja consiste en que no todos los productos son optimizados para este tipo de stock; en general los productos más duraderos y de menor rotación (sea por su valor o estacionalidad) funcionan con este tipo de gestión. Además, como el proveedor debe tomar el riesgo de que te quedes con el producto estancado y absorber así el costo del mismo, te pasará ese valor de alguna manera, por ejemplo, cobrando un costo mayor de compra por unidad.
  • Drop shipping: esta modalidad consiste en tercerizar el stock y las entregas del producto. De esta manera, serás básicamente el intermediario entre el proveedor y el cliente, sin tener que mantener un depósito y gestionar un inventario. La ventaja es que te ahorrás el alquiler o compra de un depósito y llevar a cabo la gestión del inventario; además no tendrás que comprar el producto a menos que ya lo hayas vendido y ya hayas recibido el pago del cliente (ideal para pequeños ecommerce, ya que se reduce el costo inicial). Una desventaja de esta modalidad es que no siempre tenés garantía de que el producto llegará en las mejores condiciones a tu cliente, y en ocasiones podés no estar seguro de que coincida totalmente con el producto anunciado ya que no lo ves antes de enviarlo; por eso mismo debés confiar mucho en el proveedor que elijas. Además, tené en cuenta que este modo de gestión sirve para negocios que venden productos más comerciales, y menos artesanales.

¿Listo?

Habiendo seleccionado y verificado el producto que vas a vender, y planificada la gestión de stock, ya estarás un paso más cerca de comenzar un negocio exitoso en internet. Acordate que con Tienda Nube tenés 15 días de prueba gratuitos ¡Mucha suerte!

 


¿Te gustó el contenido?


Milagros Mendoza

Milagros trabaja como Content Strategist en Tienda Nube. Es Licenciada en Comunicación y le apasionan todos los deportes, en especial el fútbol. Disfruta de unos buenos mates con amigos y un rico asado en familia.


    Ecommerce por Expertos

    Conversaciones exclusivas con especialistas en comercio electrónico. ¡Llevá tu negocio a otro nivel!