Qué son los costos de producción, cómo calcularlos y ejemplos

Qué son los costos de producción, cómo calcularlos y ejemplos

Los costos de producción son una herramienta clave para que los emprendedores puedan conocer sus finanzas y tomar decisiones, en caso de necesitar cambiar el rumbo o encontrar oportunidades de mejora. Esos y otros puntos son los que vamos a tomar en este artículo. Cuando termines de leer vas a saber qué son y cómo calcularlos para tu proyecto.


¿Los precios que fijaste son rentables? ¿Qué productos nuevos te conviene fabricar? ¿Cuáles son mejor tercerizar en lugar de elaborarlos? Estas son solo algunas de las preguntas que, para ser respondidas exitosamente, necesitan una clave: los costos de producción.

Para asegurarte de que tu emprendimiento sea eficiente en términos económicos, tienes que calcular los costos de producción de los bienes que vendes. Además, comparar los resultados que obtuviste en distintos periodos, te da luz verde para buscar y encontrar nuevos caminos que optimicen tus recursos.

Por ejemplo, si todavía no vendes por internet o no cuentas con una tienda online exclusiva para tu marca, ¡te invitamos a probar Tiendanube! Vas a encontrarte con una plataforma completa e intuitiva, lista para potenciar tu negocio.

Creá tu tienda online y vendé por internet
Potenciá tu marca creando tu propia tienda online.

Entonces, si quieres que tus recursos materiales, laborales y financieros estén dándolo todo y recibiendo lo mismo o más a cambio, necesitas aprender de qué se tratan los costos de producción. Vamos a explorar qué son, cómo calcularlos y brindarte ejemplos para entenderlos más fácilmente.

¿Qué son los costos de producción?

Mujer sacando costos de producción en una fabrica

Para comenzar con tu emprendimiento, vas a necesitar calcular los costos de producción. Si no lo haces, vas a estar vendiendo tus productos a un precio que no sabes si va a llegar al punto de equilibrio que precisa tu negocio. Además, te va a permitir proyectar mejor a largo plazo.

¿Qué son los costos de producción concretamente? Los costos de producción son todo lo que inviertes para elaborar tus productos o servicios y es esencial para fijar tus precios.

Son costos que se circunscriben solamente a todas esas actividades que sí o sí necesitas hacer para fabricarlos. Eso implica desde las materias primas hasta el mantenimiento de los equipos y la mano de obra.

Crear tienda online
Crear tienda

Los costos de producción son también conocidos como costos de operación. Sea cual sea la palabra que elijas para referirte a ellos, siempre van a ser los gastos que tienes que hacer para fabricar tu producto o brindar un servicio.

Y, a menudo, dejamos afuera otros costos, como los financieros (en los próximos párrafos vamos a ver otros costos para diferenciarlos).

Saber los costos de producción de tu emprendimiento te permite saber cuánto dinero se precisa para mantenerlo en funcionamiento. Además, te va a dar a conocer el margen de utilidad de tu proyecto y los resultados reales de su operación.

Todos estos datos son esenciales para tomar decisiones en una empresa.

Por ejemplo, puede que necesites cambiar un proveedor para reducir gastos y no tener que subir el precio de venta. La clave es que tu estructura de costos no sea tan elevada como para poner en peligro la rentabilidad de tu marca. El foco siempre será que tu margen de ganancia sea saludable.

Hay dos tipos de costos: variables y fijos. Y en los costos de producción también funciona así:

Costos variables: estos son siempre proporcionales a la producción. Por ejemplo, el costo de la materia prima, pago de mano de obra directa, servicios que se consumieron, suministros, etc. Estos cambian mes a mes.

Costos fijos: no dependen de la producción y no son tan flexibles como los variables. Dentro de esta categoría puedes encontrar a los impuestos, seguros y servicios de marketing.


Aprende más...

Ya adelantamos que, además de estos costos de producción tu emprendimiento puede tener otros. Aunque no son tema de este artículo, te los dejamos para que te los puedas considerar:

Costos de financiamiento. Por ejemplo, si pediste un préstamo o una hipoteca, estos irían en esta categoría. Siempre se trata de dinero que pediste, tal vez para empezar tu emprendimiento, y ahora tienes que ir devolviendo.

Costos de distribución. Una vez que termina la producción, tus productos tienen que llegar a tus clientes.

Costos de administración. Estos costos no están atados directamente a la producción, pero sí son claves para el buen funcionamiento de tu emprendimiento. Tiene que ver con los que involucran a los equipos gerenciales, contables y de otros procesos administrativos.

Elementos de los costos de producción

Para entender mejor los costos de producción, te proponemos examinar cada uno de sus elementos.

Estos pueden ser clasificados de acuerdo a la relación que mantienen con la producción. Por ejemplo, podemos hablar de costos de producción directos e indirectos. E incluso dividirlos en fijos y variables, como vimos arriba.

Lo importante es que los elementos de los costos de producción representen la totalidad de los componentes que usas para fabricar tu producto o generar tu servicio.

En este apartado, vamos a focalizarnos en los tres principales: materia prima, mano de obra y costos indirectos. A la lista podemos sumar costos de producción asociados a:

Supervisión: concentran los salarios y sueldos de quienes forman los equipos encargados de controlar cada una de las fases del proceso productivo.

Suministros: estos costos de producción son principalmente los materiales que utilizas para que tu fábrica funcione correctamente. Por ejemplo, aceites para máquinas o insumos de limpieza.

Ahora sí, veamos en detalle los tres principales elementos de los costos de producción. Estos son importantes para que tengas en cuenta su sumatoria al momento de fijar los precios y tomar las decisiones estratégicas de tu emprendimiento.

Materia prima

Este costo de producción involucra a los materiales que vas a transformar para crear tu producto final. Es ese recurso principal que vas a necesitar sí o sí para darle vida a los bienes que vas a hacer llegar a tus clientes. Sin la materia prima, todo el engranaje de producción no funciona.

Es valioso conocer su precio unitario y la cantidad que vas a necesitar. Cuando pienses en materia prima, piensa por un lado, en la materia prima directa. Esa es concretamente la que se transforma a través de tu proceso de producción.

Además, estos insumos pueden ser cuantificados o identificados una vez que los productos ya están terminados.

Considera que hay algunos elementos que puede que precises, pero que no se transformen necesariamente en las fases de tu producción.

Por ejemplo, si tienes un emprendimiento de galletas, tu materia prima directa es la harina. Mientras que otras materias primas como la sal están presentes, pero no las transformas cuando preparas las galletas.


Aprende más...

Mano de obra

Vamos con otro de los elementos que componen los costos de producción: se trata de la mano de obra. Algo importante: en este punto vamos a tener en cuenta solamente la mano de obra directa.

Esto significa que vamos a considerar solo aquella que está directamente involucrada en el proceso productivo. ¿Un ejemplo? Los equipos que trabajan en las fases de producción. Eso sí, si el proceso de producción está automatizado, el gasto de la mano de obra directa no debería ser mayor al 10% del costo de producción.

¿Qué es, entonces, la mano de obra directa? Es un tipo de costo de producción que está conformado por todos los gastos que implica contratar equipos de trabajo.

Estos gastos pueden ser: salarios, prestaciones sociales y obligaciones sindicales. Considera que estos gastos también deben poder cuantificarse o identificarse con los productos terminados.

Concretamente, a cambio de un salario, el trabajador pone esfuerzo físico y mental que hace que los productos puedan terminar en manos de tus clientes. Un ejemplo puede ser un operador de maquinaria, un responsable de calidad o un técnico de mantenimiento industrial.

Costos indirectos

Los costos indirectos de fabricación no están directamente asociados a los productos pero, de igual forma, son necesarios para que se lleve a cabo el proceso. Esto implica que, aunque no participan directamente en el proceso de producción, tienen un rol en la fabricación, con lo cual, generan un costo.

A diferencia de los dos anteriores, estos costos de producción no pueden cuantificarse o identificarse una vez que finaliza la producción. Entre estos costos encontramos: arriendo, luz y otros servicios, impuestos, etc.

Esta categoría de costos de producción está dividida a su vez en indirectos, fijos y variables. Los fijos incluye a todos aquellos que van por una vía distinta al de la producción per se. ¿Qué quiere decir esto? Que se mantienen independientes a la cantidad de productos que crees.

Los costos indirectos variables van cambiando de acuerdo al volumen de producción. Por ejemplo, acá encontramos la necesidad de comprar material indirecto o contratar mano de obra indirecta (como personal de administración).

¿Cómo calcular los costos de producción?

Para hacer el cálculo de costos de producción de la materia prima, tienes que incluir cada uno de los gastos que fueron necesarios. Esto es también gastos de aduanas, impuestos, seguros, transporte. Tienes que conocer el inventario inicial y final de materia prima.


Leer también

El cálculo de costos de producción es:

Consumo de materia prima = Cantidad de materia prima inicial + cantidad de materia prima adquirida – cantidad de materia prima final

Además, es conveniente que hagas el cálculo por unidad producida. Un aviso: si quieres obtener el costo unitario, solo tienes que dividir el total entre las unidades producidas.

Ahora, si te estás preguntando cómo sacar costos de producción de la mano de obra, tienes que incluir el sueldo bruto y todas las cargas sociales. Suma también las vacaciones y las horas extra.

Para calcular los costos de producción de la mano de obra, lo mejor es que sepas cuál es el costo por hora. Después puedes calcular cuánto se produce por cada hora de trabajo.

Por último, en los costos indirectos se incluyen todos los que no entraron en las categorías anteriores menos los financieros.

Y ¿cómo calcular los costos de producción totales? Tienes que hacer esta cuenta:

Costos de producción = Costo de materias primas + costo de mano de obra directa + costos indirectos de fabricación

Retomemos el tema de los costos de producción unitarios. Este es importante porque la diferencia entre el precio de venta y este costo te va a dar el margen o beneficio unitario bruto.

Una vez que multipliques por la producción total, vas a llegar al beneficio bruto de la empresa. Toda esta información te va a servir después para calcular el beneficio neto.

Ejemplos de costos de producción

Hagamos de cuenta de que nos dedicamos a la fabricación de chocolates. Con eso en mente, veamos nuestros posibles costos de producción.

Hablemos de los costos de producción variables. Para la materia prima, deberíamos considerar el costo del azúcar, el cacao, la leche y la harina. Estos son variables porque cambian de acuerdo a la oferta y la demanda del mercado. También tenemos la mano de obra de todos los que manejan las máquinas para fabricar los chocolates y, además, la de los supervisores.

Dentro de los costos de producción variables podemos sumar el mantenimiento (por ejemplo, servicios de limpieza), servicios (gas, agua, luz, etc.) y la patente. La patente representa el costo del pago de los derechos de autor a quien inventó la receta de los chocolates que producimos.

Ya hablando de costos de producción fijos, tenemos alquileres, impuestos y marketing. Este último punto concentra toda la publicidad de nuestros chocolates desde los diseñadores que las crean hasta quienes las ponen live en redes, televisión o el canal que elijamos.

Conclusión

Calcular los costos de producción de tu emprendimiento es esencial para empezar a llevar esa idea que tienes en tu cabeza a la práctica. ¿Sabes cuál es el paso siguiente? Abrir tu Tiendanube para llegar a más y más clientes.

Crea tu tienda online: puedes empezar con una prueba de 14 días, no vas a tener que sumarla como un costo. ¡Te estamos esperando!

Creá tu tienda online y vendé por internet
Potenciá tu marca creando tu propia tienda online.
Acá vas a encontrar:

Más de 100 mil marcas crearon su tienda online con Tiendanube

Crear tienda