Qué es el MVP y para qué crear el tuyo

Por: Florencia Frumento

mujer creando un mvp

La sigla MVP se refiere al producto mínimo viable (en inglés, “minimum viable product”), o sea, un producto con las características esenciales como para satisfacer a los clientes iniciales. Si estás comenzando un emprendimiento, ¡este artículo es ideal para vos!


El primer paso a la hora de emprender es descubrir qué proyecto querés crear. Probablemente, una vez que tengas claro aquello que querés ofrecer, empieces a pensar en (¡muchas!) tareas por hacer.

Desde organizar cómo vas a obtener tus productos para vender, qué requisitos legales existen, qué imagen y tono va a tener tu marca, cómo va a ser tu espacio para vender online, ¡de todo!

No te preocupes: emprender es trabajoso pero fascinante y existen muchas estrategias que te permiten organizar tu día a día para superar cada etapa y hacer crecer tu negocio. Definir un MVP es una de ellas y, por eso, ¡te invitamos a seguir leyendo!

¿Qué es MVP?

El significado de MVP es minimum viable product, que en castellano llamamos PMV y hace referencia al producto mínimo viable. ¿A qué nos referimos exactamente? A un producto que va a reunir los atributos fundamentales, aquellos que no le pueden faltar, para ser comercializado.

Una de las definiciones de Wikipedia dice:

Es un artefacto central en un proceso iterativo de generación de ideas, creación de prototipos, presentación, recopilación de datos, análisis y aprendizaje.

En otras palabras, se trata de una estrategia para organizar los primeros pasos en la venta de un producto a los clientes.

Definir las características básicas de tu producto o servicio te permite empezar a venderlo y, así, conseguir información para próximos desarrollos y mejoras. Si bien se va a tratar de una versión parcial, recibir este feedback o retroalimentación te va a ayudar a marcar el camino a seguir.


Conocé más:

Cuando una marca lanza su MVP queda en contacto con los primeros consumidores que le van a proporcionar datos valiosos sobre cuáles son los puntos más destacados y en dónde es más prioritario progresar.

Para sintetizar, todo MVP o PMV posee estas características principales:

  • Tiene un valor que lo hace susceptible de ser utilizado.
  • Cuenta con las funcionalidades mínimas o imprescindibles que ya plantean un atractivo.
  • Permite captar los primeros usuarios, que van a poner a prueba el producto.
  • Da la posibilidad de obtener feedback o retroalimentación.
  • Provee información sobre los clientes: qué funcionalidades o soluciones son las que más valora tu buyer persona.

Algunos ejemplos concretos

Para entender bien la idea de producto mínimo viable, vamos a conocer algunos ejemplos.

El concepto de PMV se utiliza mucho en compañías de tecnología —por ejemplo, en el desarrollo de una aplicación— pero puede ser muy útil para cualquier emprendedor que comienza a trabajar desde casa.

Hoy en día la app de movilidad Uber es una de las líderes y más conocida por todos. En sus inicios, Uber era solamente un prototipo denominado Ubercap donde los usuarios tenían que enviar un e-mail a los fundadores para acceder al servicio.

Estos primeros usuarios introducían su dirección de partida y, a partir de eso, Ubercap le notificaba al conductor que se encontraba más cerca. Con esta prueba, los desarrolladores confirmaron que se trataba de un servicio que a las personas les resultaba útil e interesante.

Con la hipótesis validada y el feedback de los clientes resulta mucho más efectivo seguir avanzando con el proyecto. Además, así es más sencillo y claro entender qué funcionalidades son las que hay que seguir desarrollando.

En la actualidad Uber cuenta con, por ejemplo, un servicio de envío de paquetes que, en aquel entonces, no era prioridad desarrollar con urgencia para que la marca siguiera creciendo.

¡Pero también aplica a emprendimientos que no se basan en plataformas digitales! Imaginemos que estás pensando en vender manualidades, puede que tu idea sea crear variedades de velas para decorar la casa. Pero, ¡avanzá de a poco!

No está mal que tu objetivo a largo plazo sea ofrecer un amplio catálogo de velas, con muchos aromas para elegir. Podés comenzar probando con dos o tres variedades, conocer a tu público, entender cómo penetrar en ese nicho. Luego irás sumando nuevas esencias y hasta mejoras como portavelas u otros objetivos decorativos que las acompañen.

También podemos hablar de un MVP a la hora de vender servicios por internet. Si vas a ofrecer cursos sobre cocina, por poner un caso, tu producto mínimo viable puede ser uno con 4 módulos de 2 horas cada uno.

Luego de este lanzamiento y en base a tus resultados y el feedback de los primeros alumnos, irás definiendo si sumar cursos con otros temarios, extender y profundizar el que ya estás dando o incluir cursos dictados por otros profesionales sobre rubros distintos.


Conocé más:

Con esto, seguramente, ya queda más claro qué es un MVP. Aún así, queremos seguir profundizando en el tema. Pasemos a las principales ventajas de crear un PMV.

¿Para qué sirve crear un MVP?

Ahora que conocés el significado de MVP, sigamos profundizando en las potencialidades de pensar, desarrollar y ofrecer uno.

El mayor beneficio del PMV radica en que te permite probar hipótesis y conseguir evidencias antes de gastar mucho dinero, tiempo y esfuerzo. De esta forma, vas a evitar crear un producto que a tus clientes potenciales no les interese consumir.

El lanzamiento de un MVP y el posterior análisis de los resultados te da la posibilidad de aprender sobre el producto, sus virtudes y, en caso de ser necesario, modificar el rumbo para obtener un mejor retorno financiero.

El MVP, entonces, está orientado a confirmar que existe un mercado para ese producto antes de realizar una inversión de tiempo y dinero significativa.

Si bien la definición del MVP y sus características básicas seguramente se mantengan a lo largo de todo el ciclo de vida del producto, puede haber modificaciones. Precisamente, sus funcionalidades se van a ir adaptando sobre la base de las sugerencias y pedidos de los clientes que lo prueben.


Pensar en un producto mínimo viable, ya sea digital o físico, te sirve para organizar los ajustes que haya que hacer e, incluso, repensar su fecha de lanzamiento oficial.

Si estás dando tus primeros pasos en las ventas online, ¡te invitamos a probar con Tiendanube! Con nuestra plataforma de e-commerce vas a poder crear tu propio espacio virtual y brindar una experiencia de compra profesional. Te ofrecemos 30 días prueba, mirá:

Creá una tienda online con la plataforma más elegida de Latinoamérica
Creá una tienda online con la plataforma más elegida de Latinoamérica

Acá vas a encontrar:

Hacé como +90 mil marcas y creá tu Tiendanube

Probar 30 días gratis
Creá tu tienda online en Tiendanube

¿Ya estás listo para vender por internet de manera profesional?

¡Es hora de crear tu tienda online! Con Tiendanube tenés 30 días de prueba gratis.

Crear mi tienda