Por qué es tan difícil enfocarse en la era digital (y cómo lograrlo)

Focus

Ya todos sabemos que estamos sumergidos en la era digital, aquella que empezó a asomarse hace poco más de 20 años y que hoy nos brinda un sinfín de herramientas que nos acompañan (y hacen más fácil) nuestro día a día.

Internet, computadoras, dispositivos móviles, chats, foros, blogs, WhatsApp, todas ellas (y muchas más) son manifestaciones de una verdadera revolución tecnológica que ya transformaron nuestros hábitos, nuestros trabajos, nuestro lenguaje y, en definitiva, nuestras vidas.

Y la pregunta clave es: estas herramientas digitales, ¿siempre facilitan las cosas? La respuesta es sencilla: eso va a depender del uso que le dé cada persona. ¡Mirá!

Prestá (no tanta) atención a las redes sociales

¿A quién no lo pasó alguna vez de estar focalizado en una tarea y de repente suena el celular con un mensaje de WhatsApp, una notificación de Facebook o un nuevo correo electrónico?

Existen distintos factores que nos pueden dispersar mientras estamos trabajando, estudiando o realizando una actividad en la cual necesitamos concentración y foco, y el más peligroso ¡son las redes sociales!

Según arroja la infografía elaborada por el portal de estadísticas español Statista, el 59% de la población total de América del Norte utiliza de manera muy frecuente las redes sociales, seguido por Europa Occidental y Asia Oriental (ambos con un 48%).

Luego le sigue América del Sur y Central, Europa del Este y Oceanía con un 45%.

Mirá la infografía completa:

Penetración Social Media

Fuente: Statista.

Teniendo en cuenta la alta tasa de penetración de las redes sociales en nuestras vidas, un grupo de investigadores de la Facultad de Psicología de la Universidad de Bergen (Noruega) creó una escala para medir la adicción a las redes sociales (sobre todo en Facebook) e identificó seis señales para detectarla:

  • Sentir la necesidad de usarlas en todo momento.
  • Pasar mucho tiempo pensando en las redes sociales.
  • Sufrir impactos negativos en la vida laboral, estudiantil o personal por su uso constante.
  • Hacer uso de las redes sociales para olvidarse de los problemas personales o laborales.
  • Fracasar en el intento de reducir su utilización.
  • Sentir inquietud y ansiedad por usarlas, sobre todo cuando está prohibido.

¿Te sentís identificado con alguna de ellas?

Además, según un informe presentado por la prestigiosa compañía IMS Mobile en el marco de la última celebración del Día Mundial de Internet, Argentina y Chile son los países que más usan las redes sociales en Latinoamérica (los usuarios de estas naciones pasan el 85% de su tiempo online en las redes), seguidos por México y Colombia.

Entonces, sabiendo que somos un país donde las redes sociales forman gran parte de nuestra cotidianeidad, con más razón tenemos que intentar manejarlas (¡y no al revés!).

Que tu marca viva en las redes sociales puede resultar muy efectivo para tu negocio porque te permite estar en contacto permanente con tus clientes, promocionar tus productos y mejorar tu posicionamiento, por ejemplo.

Sin embargo, es muy importante que aprendas a “cortar” con el entorno social media para poder descansar tu mente y concentrarte también en otras facetas de tu negocio (¡incluso en vos mismo!).

Y ni hablar de las redes sociales personales, ¡esos fantasmas con los que lidiamos las 24 hs.! Gestionarlas bien es todo un desafío, y es posible. ¡No te des por vencido!

Evitá ser multitask

Enviar un mail a un cliente, hablar por teléfono con un proveedor, responder un mensaje, chequear las ventas online, subir un producto a tu tienda, ¡todo casi al mismo tiempo!

Originalmente, el término multitasking se relacionaba al ámbito informático y, de manera más específica, con la capacidad de un sistema operativo de ejecutar varias tareas en forma simultánea o intercalada.

Desde hace varios años, este concepto fue ganando terreno en nuestras vidas y, así como nos trae ventajas, también conlleva desventajas.

Por ejemplo, es un común que en un ecommerce chico o que recién empieza, una misma persona esté a cargo de distintas tareas o haga las veces de diversos roles (vendedor, data entry, contador, etc.)

La realidad demuestra que estos hábitos pueden ser muy útiles para optimizar tiempos, lograr nuevos desafíos y ejercerlos casi en paralelo.

Pero una de las mayores desventajas es que, por estar haciendo varias cosas en simultáneo, no le damos la debida atención a ninguna de ellas.

En líneas generales, esto provoca:

  • Disminución del rendimiento y calidad de los trabajos (se prioriza la cantidad sobre la calidad).
  • Aumento del margen de error (la atención y el cerebro se dividen en varias tareas).
  • Mayor nivel de estrés, ansiedad, angustia y frustración.
  • Disminución de la memoria.

A propósito de las desventajas de ser multitask, un estudio llevado a cabo por la Universidad de Stanford afirma que las personas multitasking están preparadas para cambiar el foco de inmediato, pero que tienden, indefectiblemente, a reducir su productividad laboral.

Por su parte, el psiquiatra Juan Manuel Bulacio, experto en estrés y ansiedad, asegura que “cuando los estímulos superan la capacidad de respuesta del organismo y el esfuerzo de éste no alcanza o es sostenido por un tiempo excesivo, el estrés es la consecuencia natural y de él derivan la aparición de distintos cuadros físicos (desde cefaleas, contracturas musculares hasta alteraciones gastrointestinales, cardiovasculares, autoinmunes), psíquicos (desde el insomnio, irritabilidad, agotamiento, hasta la aparición de cuadros ansiosos o depresivos) y sociales (dificultades vinculares, pobre rendimiento laboral o académico)”.

Todo esto suena muy (muy) feo para nuestra salud física y mental. ¡Pero no todo está perdido!

La clave parece estar en simplificar o sacarle el “ruido” a la mente, en aprender a distinguir lo urgente de lo importante, en entender que siempre hay algo que puede esperar y que no todo merece la misma atención en simultáneo.

Tal como sostiene el Dr. Bulacio: “Los ejercicios de respiración y relajación ayudan a tomar conciencia de este proceso”. Y es en este punto donde la técnica del mindfulness dice “presente”.

Como te contamos anteriormente, el mindfulness es un entrenamiento que permite un cambio en la percepción y el manejo de los distintos factores que se presentan en nuestra vida cotidiana, a partir de una mayor conciencia del aquí y ahora.

Te ayuda a aumentar tu concentración, a conectarte con vos mismo y a ser tu mejor versión. 🙂

Concentrate en lo importante

Diversos estudios demuestran que el tiempo máximo de concentración de un adulto es, en promedio, de 45 minutos. ¿Parece poco, no?

Entonces, ¡no pierdas el tiempo con cosas que pueden esperar! Te pasamos algunos tips para lograrlo.

  • Jerarquizá: hacé una lista de todas las tareas que tengas que hacer en el día y luego asignales una prioridad. Tené en cuenta que es muy importante terminar una tarea antes de comenzar otra. 🙂
  • Focalizate: poné toda tu concentración en la tarea que estás realizando en ese momento específico. Si estás en una reunión, no revises los mails; si estás manejando, no respondas ese mensaje.
  • Desconectate: evitá las distracciones (como las que mencionamos más arriba sobre redes sociales) y, si podés, reservate un ratito para realizar alguna actividad de relajación.

La práctica del mindfulness mejora la concentración mental porque estimula la producción de ondas alfa, ondas beta y ondas delta en el cerebro, que se relacionan con la calma, la creatividad, el aumento de la memoria y la solución de problemas. ¡Suena muy bien! 🙂

Conclusión

¿Viste todas las distracciones que pueden afectar el día a día de tu trabajo? Focalizate en lo importante y empezá a poner en práctica la técnica del mindfulness. ¡Sumale un plus a tu negocio!

Si estás pensando en vender tus productos por internet, creá tu tienda online con Tienda Nube. ¡Probala gratis por 15 días!


¿Te gustó el contenido?


Aldana Mercado

Aldana es Licenciada en Ciencias de la Comunicación y Content Strategist en Tienda Nube. Disfruta mucho de escribir, bailar (especialmente salsa), cantar toda clase de ritmos (sí, ¡hasta ópera!), crear conciencia ambiental y mimar a los perros.


    Ecommerce por Expertos

    Conversaciones exclusivas con especialistas en comercio electrónico. ¡Llevá tu negocio a otro nivel!