09/06/2016

Lo que no se puede medir no se puede gestionar: aplicando la teoría de Peter Drucker

Lo que no se puede medir no se puede gestionar

Considerado el padre de la administración moderna, Peter Ferdinand Drucker fue escritor, profesor y consultor. Nacido en Austria en 1909, trajo una nueva perspectiva respecto de la gestión, el liderazgo y la esencia de las empresas.

“Si no se puede medir, no se puede gestionar”. La información que da título a este artículo es una de las citas más famosas del especialista, y queremos invitarte a reflexionar un poco más sobre ella. ¿Por qué, en definitiva, las métricas son tan importantes?

Todo comienza con un diagnóstico

Gestionar un negocio no es una tarea simple. La mayoría de las veces, la empresa crece antes de que el emprendedor se encuentre totalmente preparado para lidiar con ella. Si tenés un sitio de ecommerce y te dedicás a desarrollar estrategias de marketing digital, por ejemplo, te puede pasar que tus iniciativas tomen proporciones mayores de lo esperado.

Y si a veces es tarde para hacer cambios, nunca es demasiado temprano para empezar a tener un buen nivel de control sobre tus acciones. Para entender los resultados de tu trabajo y entender qué necesitás hacer, es necesario establecer índices para medir el desempeño de cada área del negocio.

Gerenciar implica conocer

Un buen administrador no es aquel que tiene una visión superficial. Las transformaciones efectivas y sabias requieren un involucramiento profundo con el contexto para lograr identificar los puntos fuertes y las fallas de la situación. En el curso de la Universidad del Ecommerce sobre “Cómo ser un emprendedor exitoso”, por ejemplo, dedicamos una clase entera a hablar sobre algunas de las métricas que un empresario necesita observar.

La teoría de Drucker va mucho más allá de “medir” únicamente: contempla todo el proceso de la ciencia del emprendimiento, el hecho de buscar información, entender cómo juzgar cada tarea y evaluar si el retorno está siendo positivo o no. Para saber adónde llegar es preciso saber para dónde se está yendo.

El ROI es indispensable

Todo el tiempo que se le dedica al trabajo es valioso. Si alguna iniciativa de tu empresa no requiere de una inversión financiera, seguramente requerirá de una parte de tu agenda, será una tarea de uno de tus colaboradores o incluso un proyecto de equipo. Teniendo esto en cuenta, no podés darte el lujo de invertir en acciones que no traerán diferencias significativas para tu realidad actual.

Es aquí que entra en juego el ROI (Return on Investment o retorno sobre la inversión). Se trata de un análisis respecto de cuánto de tu negocio exigirá una iniciativa y cuánto traerá en términos de resultados. Sabiendo por ejemplo que una acción en Google Ads cuesta $300 y adquirir un único cliente tiene un costo de $5, entonces la campaña debería traer al menos 60 clientes para que valga la pena.

Para llegar a los números necesarios para sacar esa conclusión, no obstante, precisás saber exactamente en qué niveles está tu desempeño. ¡Ampliá la visión sobre tu emprendimiento”. Mapealo, medí todo lo que pueda ser medido y tomá decisiones basadas en hechos concretos, no en percepciones o expectativas.

¿Te gustó?

Esperamos que estas líneas te ayuden a generar algunos insights para que mejores tu gestión cada día más. ¿Ya estás aplicando el concepto de métricas? Es uno de los cinco pilares de la cultura de Tienda Nube. ¡Compartí tu experiencia con nosotros en los comentarios!

Si estás pensando en vender por internet, probá Tienda Nube gratis por 15 días y disfrutá de una plataforma completa y simple.

 

Fecha de la última actualización: 06/07/2018


¿Te gustó el contenido?


Luane Silvestre

Graduada en Letras y Técnica en Informática, Luane es entusiasta de la comunicación y la tecnología. Además del estudio y el trabajo, gusta de dividir su tiempo entre lecturas, películas, paseos y un buen café.


    Ecommerce por Expertos

    Conversaciones exclusivas con especialistas en comercio electrónico. ¡Llevá tu negocio a otro nivel!

    lo-que-no-se-puede-medir-no-se-puede-gestionar-aplicando-la-teora-de-peter-drucker