12 motivos para que crees un ecommerce de tu tienda física y empieces a vender online

Aumentar las ventas es siempre un desafío para cualquier emprendimiento. Para aquellos que tienen una tienda física dar los primeros pasos online requiere de un estudio de mercado minucioso y de una inversión mínima para empezar el emprendimiento de forma sustentable.

La buena noticia es que el ecommerce viene creciendo rápidamente en Latinoamérica: durante 2013, las tiendas online crecieron alrededor de 31% y anualmente se suman cerca de 2 millones de nuevos compradores. Para que te des una idea, sólo en Argentina la venta online creció alrededor del 48.5% durante 2013, por lo que ya son más de 12 millones de argentinos los que compran en tiendas online.

En los Estados Unidos e Inglaterra, países en los que el comercio electrónico ya está más consolidado, el porcentaje de tiendas virtuales dentro del mercado total es bastante grande (10% y 12%, respectivamente).

En Latinoamérica todavía hay mucho por hacer para alcanzar el mismo nivel de EE.UU. e Inglaterra. Lo que podemos concluir a partir de estos datos es que vale la pena invertir en el comercio electrónico en Latinoamérica y seguir trabajando para que crezca cada vez más.

A continuación, te contamos los motivos por los que una tienda física también debe estar en el mundo online:

1. Tu audiencia ya está online

Más de las mitad de los latinoamericanos ya tienen acceso a internet. Es un número enorme de personas que navegan todos los días por la red. En medio de este mar de gente, en algún lugar seguramente está tu público objetivo. Teniendo una tienda optimizada para buscadores (SEO) y haciendo anuncios patrocinados en herramientas como Google o Facebook, indudablemente conseguirás alcanzar a las personas interesadas en tus productos.

2. Tu audiencia busca online para comprar offline

De acuerdo con un estudio de la consultora Accenture, 88% de los consumidores norteamericanos buscan productos online para después comprarlos en una tienda física. Tratá de tener un catálogo completo de tu negocio en Internet, ya que esto puede ser útil para aquellos consumidores cautelosos a la hora de comprar virtualmente y también para vos, que podés redireccionarlos a tu tienda física.

3. Tu alcance online es mucho mayor

Mientras que en tiendas físicas de pequeño y mediano tamaño estás limitado a un barrio o, a lo sumo, a una ciudad, en una tienda online tienes un alcance mucho mayor, pudiendo entregar en todo el país y hasta para todo el mundo. Si tienes planes de hacer tu marca “nacional” o inclusive “global”, crear un ecommerce puede ser el camino más fácil.

4. Ciertos productos pueden ser encontrados más fácilmente en internet

Imagina que eres hincha de un club de fútbol de una ciudad pero vives en otra, bastante lejana. Difícilmente puedas encontrar allí la camiseta de tu equipo pero en internet ese producto estará sin duda disponible en alguna tienda. Para artículos “locales”, comprar online es infinitamente más simple.

5. Algunos productos sólo los vas a encontrar en internet

Algunos libros y películas clásicas, por ejemplo, solo los vas a encontrar en venta en internet. De vez en cuando, podés encontrar esos productos en una tienda física, ¿pero cómo haces para localizar esa tienda? Es básicamente como buscar una aguja en un pajar, ya que no todas las grandes tiendas venden ese tipo de artículos.

El mundo virtual brinda la facilidad de poder encontrar el producto que deseás y sin el trabajo de tener que desplazarte a una dirección física. Además, si vendés algún tipo de antigüedad y/o curiosidad y sólo trabajás offline, estás perdiendo una enorme oportunidad de ampliar tu clientela.

6. Posibilidades de ampliar los canales de atención al cliente

Al tener una tienda física podés estar presente en las redes sociales y brindar un servicio personalizado por email (además del tradicional por teléfono) pero en una tienda virtual podrás ir aún más allá. El primer paso es crear una página de preguntas frecuentes (“frequently asked questions”, en inglés) para tu sitio.

Con la página de FAQ bien construida, la posibilidad de que alguien la vea y aún así necesite de otro canal de atención es menor. Otra alternativa interesante es ofrecer un chat online dentro de tu tienda virtual para atender las principales dudas de los clientes.

7. Horarios flexibles

Mientras que una tienda física tiene un horario y días específicos para abrir y cerrar, en una tienda virtual podés vender 24 horas por día los siete días de la semana. Solo recordá que si tus canales de atención tienen horarios distintos, es esencial dejar en claro en el sitio los horarios en que tu equipo atiende a los clientes.

8. El factor confianza

La falta de confianza es un punto crítico del ecommerce. Todavía hay personas que no compran online por miedo a los fraudes, el robo de datos, etc. En este aspecto, los emprendimientos que nacieron de una tienda física tienen ventaja, ya que gozan de una confianza mayor. Si algo sale mal, el cliente sabe que el lugar existe realmente y que podrá recurrir a él en última instancia.

9. Ya tenés experiencia en ventas

Si ya sos dueño de una tienda física, vender está en tu sangre. Al revés de las personas que crean una tienda virtual sin conocimientos previos, tenés toda la experiencia necesaria para comenzar a vender y sabés cómo administrar un negocio, cómo manejar las finanzas, etc. La experiencia adquirida a lo largo de los años como dueño de una tienda offline contará a tu favor a la hora de empezar el emprendimiento online.

10. Ya tenés un stock

Además de la experiencia, si tenés un espacio físico seguramente ya contás con un stock propio para organizar tus productos. En caso de que optes por crear una tienda online, podrás dividir tu stock entre los dos negocios y ahorrar un dinero valioso.

11. Ya tenés los primeros clientes

Una tienda física que se pasa al mundo online trae consigo parte de los clientes que ya compran offline regularmente. Por lo tanto, una vez que crees tu ecommerce, promocionalo en tu espacio físico y, si es posible, ofrecé cupones de descuento para que los visitantes de ese espacio puedan conocer y comprar también en tu tienda online.

12. El costo de operar online es más bajo

Por último, el costo de operar un ecommerce es infinitamente menor que el costo para operar una tienda física. En el mundo virtual vas a estar libre de gastos como el alquiler de un espacio, por ejemplo, algo que pesa (¡y mucho!) en el presupuesto.

Resumen

Si sos un emprendedor y estás analizando la posibilidad de expandir tu negocio, hacer que tu tienda física se mueva a internet puede ser la jugada correcta. Esperamos que estos 12 motivos sean suficientes para convencerte y ayudarte a crear un ecommerce.

Si ya estás convencido, ¿qué te parece aprovechar los 15 días gratuitos de Tienda Nube y crear tu propia tienda virtual en pocos pasos? Es simple, rápido y, lo mejor es que no necesitás de conocimientos técnicos.


¿Te gustó el contenido?


Bruno Fernandes

Bruno es periodista y responsable por la estrategia de contenido en el blog de Tienda Nube en Brasil. Puedes encontrarlo en Twitter en @pongas03 para charlar de deportes o series de TV.


    Ecommerce por Expertos

    Conversaciones exclusivas con especialistas en comercio electrónico. ¡Llevá tu negocio a otro nivel!