Cómo hizo este emprendimiento para convertir material en desuso en un negocio que no para de crecer

Cómo hizo este emprendimiento para convertir material en desuso en un negocio que no para de crecer

Lucas Desimone es un fotógrafo que desde hace casi diez años comanda un emprendimiento sustentable. Todo empezó después de un viaje a Nueva York en el que conoció los bolsos Freitag, producidos a base de lonas de camiones. Al volver, supo que lo que quería era crear algún producto reutilizando materiales.

Si bien en aquel entonces no había mucha información ni un mercado importante para el diseño sustentable, es decir, aquel que parte de un uso responsable de los materiales y los procesos productivos, luego de un tiempo Lucas y el diseñador industrial Rodrigo Chapero (su socio de entonces) descubrieron que podían fabricar bolsos a partir de vinilos publicitarios desechados. Fue así como nació Baumm.

Rápidamente empezaron a captar la atención de los consumidores y de algunos medios, que estaban interesados tanto en el diseño llamativo de sus accesorios como en el tipo de material que usaban para crearlos. Sin embargo, esta primera etapa de Baumm dejó de ser rentable, por lo que hacia 2009 el proyecto quedó en suspenso y tanto Lucas como Rodrigo volvieron a sus ocupaciones habituales.

Pero luego de un año Lucas volvió a sentir la necesidad de retomar el emprendimiento y fue así que su antiguo socio (con quien siguen siendo amigos) le contó un descubrimiento que cambiaría el destino de Baumm: la tela con que están hechos los parapentes, esos paracaídas flexibles para hacer vuelos ligeros, tiene una vida útil y luego se descarta. Esa es la materia prima con la que este proyecto produce hoy en día sus mochilas y bolsos. 

En esta entrevista Lucas nos cuenta más sobre el origen de su negocio, cómo es fabricar un producto tan distinto y cuáles son los desafíos que enfrenta a diario, entre otras cosas.

¿Cómo empezaron a trabajar con la tela de parapentes?

En el 2010 yo tuve la inquietud de volver, de repensar el asunto, quizás con otro material porque el vinilo ya había llegado a su fin como tela interesante. Un día dimos con la tela de parapentes y nos pareció mucho más interesante. La idea de Baumm siempre fue no “casarse” con ningún material, sino que fuera un laboratorio de diseño y de experimentación. Ahora mismo tenemos dos o tres materiales de descarte que estamos trabajando para ver si se pueden aplicar a algún tipo de producto.

¿Cuáles son los desafíos enfrentados al usar la tela de parapentes? ¿Cómo consiguen el material?

Trabajar con material descartado es muy interesante y tiene un período de investigación importante; un par de años de muestras y de prueba del material. El parapente fue pensado para volar solamente con el roce del viento, que no es poco. ¿Pero qué pasa cuando ese material lo ponés en una estación de subte, en un maletero de avión, sobre tu espalda y además con cosas adentro?

Por supuesto que el material tiene una característica fantástica que es el hecho de ser ultra liviano, ultra resistente y tiene muchísimos colores porque el parapente necesita ser visto en caso de accidentes.

Pero, ¿el material es ultra resistente como mochila? No, es ultra resistente en el aire. Entonces las costuras deben ser de una determinada manera e inclusive hay parapentes que ya no sirven ni siquiera para mochila porque tienen mucha exposición al sol y la tela está dañada. Es la parte más interesante de tener un emprendimiento con material reutilizado: las variables con las que te encontrás y los distintos desafíos.

Hay que tomarse el tiempo para experimentar y, por otro lado, el material no es barato, comprar la tela nueva resulta muy caro. Aprovechamos una tecnología que es cara pero a la que accedemos con material descartado.

Tenemos una red de parapentistas en toda Argentina y en algunos lugares del mundo que ya saben de esto y nos contactan para que les compremos el equipo a un precio menor que si fuera nuevo. Como es una materia prima finita estamos todo el tiempo adquiriendo equipos y es una parte importante del presupuesto que tenemos.

Emprendimientos sustentables en Tienda Nube

¿Qué otros cambios hubo cuando pasaron de un material a otro y el negocio volvió a ser rentable?

Cuando nos separamos con Rodrigo, yo me estabilicé y me hice un poco más maduro, lo tomé más en serio y le puse otra cabeza. Pienso en la forma en que llevábamos el negocio antes del 2009 y era bastante punk la cosa: los números no existían y era una vorágine en la que nos invitaban a eventos y teníamos prensa casi sin mover un dedo porque era algo novedoso.

Así que con el visto bueno de Rodrigo me hice cargo del emprendimiento yo solo y me ayudó mucho quien hoy es mi mujer y también forma parte de Baumm. El aprendizaje fue que hay que tomárselo en serio, comprometerse con cosas que te dan “fiaca”. Hay que saber que hay que hacer las cosas sin que te lo diga un jefe.

Además, haberse dado cuenta de que el material anterior ya no funcionaba y haber frenado para investigar el nuevo material ayudó a generar una confianza que fue muy positiva. Tener un material que te rinde, que te entusiasma trabajarlo, que es un desafío conseguirlo y encontrarle la vuelta a la durabilidad. En eso estamos ahora.

¿Cómo fue volver a instalar la marca cuando empezó la segunda etapa de Baumm?

El desafío fue mayor porque el diseño sustentable ya está establecido, entonces ya no es tan novedoso y había que salir a seducir nuevamente a los clientes y a la prensa en general. Básicamente, mi estrategia fue pensar que ya teníamos un nombre, entonces era una renovación, como decir: “Tenemos este nuevo material, no nos quedamos en lo que habíamos hecho”. Recuperamos viejos contactos, aprovechamos las redes sociales, descubrimos Tienda Nube.

Para promocionar los productos en internet estoy generando contenido constante en redes sociales. También apelo a lo más clásico, que es estar en ferias y exposiciones repartiendo gráficas y ese tipo de cosas.

¿Hubo alguna nota o aparición en los medios de Baumm que te sorprendiera?

Hubo un hito histórico, al menos para mí, que fue cuando en 2006 aparecimos en la revista Playboy y nos hicieron una nota sobre nuevas tendencias. Fue insólito, nunca pensé que íbamos a estar ahí.

También nos hicieron una nota en la CNN, vino un corresponsal al taller y eso fue importante en su momento, tuvo una repercusión grande.

Y, si bien no tiene que ver con prensa, este año nos invitaron a la Bread & Butter, que es una feria de moda muy importante que se hace en Berlín todos los años. Nos invitaron como startup sustentable y no tuvimos que pagar nada para un espacio que es realmente muy exclusivo.

Además, exportamos a Japón durante el 2008. Después la empresa no funcionó más, era una empresa que vendía diseño sustentable en todo el mundo, desde Tokio. 

¿De qué forma se organizan en el día a día para producir las mochilas y los bolsos?

Yo me encargo de lo que es la relación pública y la logística de los parapentes, los colores, conseguirlos, lavarlos. Armo un plan semanal de lo que hay que hacer y después Vicky corta y arma mochilas y si hay que atender en algún festival o algo, ella se copa con el trato con el público.

Tenemos una diseñadora que es la encargada del producto y de la relación con los talleres de confección, no tenemos máquina ni costurera, se terceriza todo.

Y Juli, que es mi mujer y está en todos los aspectos: me acompaña, me aconseja y es más realista que yo. Ve los errores del taller y de diseño y todo lo que yo paso por arriba. Somos un gran equipo, tenemos dos chicos: una bebé y Paco, de tres y medio,  que me acompaña en el taller cuando laburo. Se engancha a mirar algo en la compu o a juntar los parapentes que se caen.

¿Cómo es el crecimiento del emprendimiento en el último tiempo?

En el último tiempo el crecimiento de la tienda fue exponencial. Empezamos con un promedio semanal que fue duplicándose y triplicándose en poco tiempo. Lo atribuimos a que el producto ya está en la calle y tiene un boca a boca importante, además de que la plataforma de compra es confiable para que cada vez más personas compren por internet.

La primera venta fue a un amigo que vive en el sur. Fue muy rápido y también corríamos con la ventaja de que él ya compraba cosas online, por lo que no fue difícil la transacción. A partir de ahí, los clientes se fueron multiplicando. La mejor forma de atraerlos, mas allá de tener un buen producto, es hacer que la experiencia de comprar online sea lo más satisfactoria posible; tanto la compra, como la respuesta, una entrega inmediata, envíos prolijos y el post-venta, en caso de que haya habido algún inconveniente.

Básicamente, las ventas más grandes son corporativas. Es un buen producto para viajar y a fin de año se vuelve el regalo perfecto, es innovador y tiene una pata sustentable, las empresas necesitan cumplir con una cuota de responsabilidad social empresarial.

Le vendemos mucho a Globant. Ellos compran para sus empleados y muy seguido nos hacen compras de unas cuantas mochilas y bolsos, que parece que les gustan mucho; la estética va muy bien con la empresa.

Emprendedores de Tienda Nube

¿Qué herramientas online o programas usás para tu emprendimiento?

Tienda Nube para administrar las consultas y las ventas del negocio.

Photoshop, Lightroom e Illustrator para retocar las fotos y armar las gráficas.

MailChimp para hacer el newsletter.

Gmail como servicio de e-mails.

¿Tenés algún consejo para otros emprendedores?

No sé si es un consejo pero creo que estamos en el mejor momento, por lo menos desde que yo existo, para emprender y hacer uno mismo lo que quiera. Está todo al alcance, después hay un montón de asuntos económicos y realidades personales que hay que sortear.

Pero hay herramientas para vender, para tener un sitio web gratis, tutoriales para aprender a hacer cosas, se puede escuchar y leer y sacar conclusiones para cada emprendimiento.

Recomiendo mucho encarar algo sustentable, no solo por cuidar el planeta (que ya está hasta un poco trillado), sino que es realmente interesante reutilizar un material, se siente bien tener un proyecto responsable. Como productor, diseñador y emprendedor uno es responsable de lo que genera como objeto, tan responsable como el comprador. Se siente realmente bien emprender algo responsablemente.

Creo que es básico, si se va a ser emprendedor, tener una idea clara de que el buen trato y el post-venta es mucho más que una estrategia de marketing para que te vuelvan a comprar. Tu marca tiene que reflejar lo que uno es, ser amable con el comprador, tener buena energía en lo que vas a hacer. Toda la energía del proceso se traduce en el producto final, la energía va y viene, es fundamental estar feliz con lo que uno está haciendo.

Emprendimientos sustentables en Tienda Nube

Síntesis

Después de varios años de camino recorrido, cambios en el equipo y también en los insumos que usan para producir, Baumm es un emprendimiento que goza de buena salud y que apunta a seguir creciendo en el futuro.

Si estás considerando empezar tu propio negocio online podés probar los 15 días gratis de Tienda Nube, la plataforma para que puedas vender por internet rápidamente y sin conocimientos técnicos.


¿Te gustó el contenido?


Leandro Sabater

Leandro es editor de contenidos web y trabajó en Tienda Nube como Content Strategist. Estudió Diseño y Edición en la Universidad de Buenos Aires y previamente trabajó como Web Content Editor en MercadoLibre.


    Ecommerce por Expertos

    Conversaciones exclusivas con especialistas en comercio electrónico. ¡Llevá tu negocio a otro nivel!