Los desafíos de un emprendedor de moda: entrevista a Franco Pagliotto, Co-Fundador de Salvaje City

Franco Pagliotto y Alejandro Duro son los fundadores de Salvaje City una marca de ropa para hombres con un estilo diferente que apuesta por crear una comunidad digital alrededor de sus clientes.

A continuación, Franco, nos comparte su trayectoria como emprendedor de moda, los desafíos que tuvo que atravesar el negocio y sus próximos pasos. ¡Esperemos que te inspires con su historia!

¿Cómo te llamás, cuántos años tenés y a qué te dedicás?

Soy Franco Pagliotto, tengo 25 años, soy emprendedor de moda y Co-fundador de Salvaje City, una marca de indumentaria masculina.

¿Cómo te capacitaste para llegar a ser un emprendedor de moda?

Lo mío empezó al revés de lo que sería una profesión convencional: uno suele primero capacitarse y luego empezar a trabajar. Nosotros, con mi socio, emprendimos como un hobby: quisimos hacer algo que nos divirtiera ¡y nos salió muy bien por suerte!

Asique primero tuvimos “el oficio” y luego, personalmente, empecé a capacitarme: me di cuenta de que la información que tenía a mi alcance no era suficiente, que necesitaba conceptos técnicos y que quería saber cómo otros emprendedores habían resuelto ciertas situaciones.

¿Qué es Salvaje City?

Salvaje City es moda para hombres jóvenes, o como nos gusta llamarlo a nosotros: men-llennials. Somos una marca joven, llena de buenas vibras y energía, y creo que eso se trasmite tanto en las prendas como en la atención a nuestros clientes y en nuestras redes sociales.

¿Qué distingue a tu marca de otras marcas de indumentaria masculina?

Lo que nos distingue por sobre todas las cosas es la personalidad de la marca. Dejamos atrás el viejo paradigma de que las marcas son empresas distantes que sólo venden productos: ahora las marcas las hacemos personas y eso es lo que quiere ver la gente. Más allá de tener una carta de presentación como empresa, muchos de nuestros seguidores/clientes saben que somos dos personas que se coparon con un hobby y que, con mucho esfuerzo, lo transformaron en una pequeña empresa.

Eso es lo que justamente nos distingue, que nos mostramos como personas, que hablamos uno a uno con el cliente y que así como a una persona le gusta cierta música o ciertas series, a Salvaje le sucede lo mismo.

¿Cómo surgió la idea de crear tu propia marca de indumentaria?

Con Ale, mi socio, nos conocemos desde los 12 años. En la secundaria siempre tuvimos afán por hacernos nuestras propias prendas. Desde chico yo estampaba mis remeras con The Black Eyed Peas (¡era muy fan en ese momento!), y él, se iba a lo de su abuela y cosía bolsos para usar los fines de semana.

Hubo un momento en nuestras vidas en que nos sentimos estancados, teníamos trabajos que no nos gustaban y mucha energía para hacer otra cosa. Así que decidimos empezar un curso de estampado. Estampa va, estampa viene, nos dimos cuenta de que éramos muy buenos, y que en el curso nos destacábamos, un poco por la creatividad y otro poco por la garra que le poníamos.

Fuimos pensando la idea de hacer nuestras propias remeras y empezar a venderlas a nuestros amigos. Todos los días nos levantábamos con ideas distintas: un día íbamos a vender por encargue, otro día a venderles a nuestros amigos y, finalmente, armamos una feria en el departamento en el que vivíamos.

¿Cómo fue el paso a paso desde el inicio del negocio?

Después de unos meses de tener la feria en nuestro departamento, la cosa fue creciendo. Ya no eran sólo amigos los que venían, ni tampoco eran amigos de amigos, era gente totalmente ajena a nosotros, lo cual estaba muy bueno pero al mismo tiempo nos hacía reflexionar.

Asique con un poco de dinero que habíamos logrado ahorrar más un préstamo del hermano de Ale, decidimos formalizar la situación: pusimos nuestro primer showroom oficial, en dónde sólo iba a funcionar nuestra marca y al que le íbamos a poner toda la garra para poder pagarlo.

¿Cuál era tu principal motivación? ¿Y tu principal miedo?

Nuestra principal motivación era que no queríamos fallar. Suena tonto, pero sinceramente no queríamos sentir que habíamos fracasado. Entonces hicimos todo lo que tuvimos a nuestro alcance para sacar el emprendimiento adelante.

Respecto al miedo, sigue siendo el mismo que ahora. En aquel momento fue el de ponernos un showroom propio y no poder costearlo. Hoy, ya más estables, nos sigue dando miedo dar un gran paso y no poder solventarlo económica o logísticamente.

¿Quién fue la persona que más te ayudó en el proceso? ¿Por qué?

Mi socio fue siempre mi pilar, y yo el suyo. Hoy estamos ambos más grandes y mas “cancheros” respecto a emprender, pero en el 2015 cuando arrancamos esto, éramos uno el sostén del otro. Había días que yo no quería continuar más y él me daba fuerzas para seguir apostado a Salvaje City y viceversa.

¿Qué llegó primero: la tienda online o el showroom? ¿Por qué?

El showroom llegó primero, en aquel momento éramos poco amigos de comprar online, pero la tecnología avanzó muchísimo en 3 años y hoy no nos imaginamos tener un emprendimiento que no venda por internet.

La tienda online llegó casi un año después del showroom: notamos que las ventas bajaban y que teníamos muchísimas consultas de gente que quería que le enviemos las prendas. Habíamos probado varias veces el hacer envíos manualmente, pero no había caso, ¡era muchísimo trabajo! Así fue como me puse a indagar, encontré Tienda Nube e hice nuestro primer tienda online. 

¿Cuál es tu estrategia de difusión para hacer más conocida tu marca?

Fuimos y somos fan de las redes sociales. Como millennials que somos, miramos más una pantalla de celular que un vidriera en la calle. Instagram, Facebook y cualquier otra red social a la que migremos en el futuro, son nuestra estrategia de difusión.

Ya sea haciendo anuncios pagos, contenido relevante o trabajando con Influencers, el tener nuestras redes con continua llegada de seguidores es lo que mantiene el negocio activo.

¿Cómo cuidan la atención al cliente? ¿Hay algún diferencial?

Sí, sin dudas la atención al cliente es nuestro caballito de batalla. Siempre tenemos comentarios de los #SalvajeBoys agradeciendo el buen trato, el asesoramiento o el habernos preocupado por su paquete cuando no lo recibían en tiempo y forma. Nos diferenciamos respondiendo super rápido y efectivo a las consultas. Además tenemos múltiples medios de comunicación: nos pueden contactar por teléfono, email, WhatsApp, y redes sociales. ¡Hay para todos los gustos!

¿Cuáles son los próximos pasos de Salvaje City?

El próximo paso y desafío de Salvaje City es ordenarnos internamente. A medida que uno va creciendo, van surgiendo nuevas necesidades. Queremos empezar a hacer envíos al exterior y crecer mucho en la venta online, pero eso conlleva un orden y una logística que en este momento estamos tratando de adquirir, así que sería ese el próximo paso: ¡empezar a ordenarnos para exportar!

Si tuvieras que darle un consejo a otro emprendedor de moda, ¿cuál sería?

A otro emprendedor de moda le diría que sepa cuál es su fuerte. Hay muchos modelos de negocios en el mundo de la moda y todos se enfocan en cosas distintas. A veces se tiene un negocio exitosísimo haciendo ropa de Alta Costura y a medida, como Dior en sus comienzos, y otras veces el éxito viene re-vendiendo ropa vintage que comprás en ferias, como el caso de Nasty Gal de Sophia Amoruso. No hay que tratar de hacer todo bien, yo sé cuales son mis aptitudes y ahí pongo el foco… “nadie es vos,  y esa es tu fortaleza”.


¿Te gustó el contenido?


Sofia Stavrou

Sofía es redactora y generadora de contenidos. Trabaja como Content Strategist en Tienda Nube y es una apasionada de los viajes, los libros y Grecia, el país de sus raíces. Su lema preferido es: "que no sea un sueño, ¡que sea un plan!".


    Ecommerce por Expertos

    Conversaciones exclusivas con especialistas en comercio electrónico. ¡Llevá tu negocio a otro nivel!